Tarta de queso sin horno

Las mejores recetas de tarta de queso

Tarta de queso y Oreo sin horno

Esta tarta de queso no sólo es super fácil de hacer, sino que está llena de galletas Oreo por todas partes. Si eres fan de estas galletas, sin duda ésta es tu tarta.

¿Puedes creer que con sólo 6 ingredientes se puede elaborar algo tan bueno?

Tarta de queso y Oreo sin horno

Es perfecta para los más pequeños, tanto para hacerla con ellos, como para comerla junto a ellos. Y como no es necesario utilizar el horno, no hay peligro para los niños.

Una receta que no puede faltar en tus fiestas y ocasiones especiales, todos quedarán encantados con el resultado.

Ingredientes para un molde desmontable de 22 centímetros de diámetro:

Para la base de galletas:

  • 20 galletas Oreo (sin el relleno)
  • 50 gramos de mantequilla derretida

Para el relleno:

  • 680 gramos de queso cremoso (tipo Philadelphia) a temperatura ambiente
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 100 gramos de azúcar
  • 225 ml de nata líquida para montar
  • 25 galletas Oreo
  • 6 galletas Oreo (sin el relleno)

Elaboración paso a paso:

Paso 1. Primero vamos a preparar la base de galletas, para ello picamos finamente las galletas Oreo (sin el relleno central) y lo mezclamos con la mantequilla derretida. El objetivo es obtener una masa compacta que no se desmigue.

Paso 2. Colocamos esta masa en el molde, sobre la base y la mitad de las paredes, y apretamos con los dedos para que se adhiera y no se mueva.

Reservamos la base en el frigorífico.

Paso 3. Con ayuda de una batidora eléctrica, batimos el queso cremoso, el azúcar y el extracto de vainilla a velocidad media, hasta que tengamos una mezcla suave y homogénea.

Paso 4. En un bol aparte, batimos la nata líquida hasta que quede montada, pero sin pasarnos. La añadimos a la mezcla de queso y lo mezclamos con movimientos envolventes, hasta que se integre todo perfectamente.

Paso 5. Picamos finamente unas 15 galletas Oreo hasta que queden reducidas a polvo. Picamos más groseramente las restantes 10 galletas, y añadimos todo a la mezcla de queso y nata. Removemos para que se distribuyan por toda la mezcla. Al final nuestro relleno tendrá miguitas de Oreo y trocitos más grandes.

Paso 6. Vertemos toda la mezcla a la masa de galletas refrigerada. Alisamos la parte superior con una espátula.

Paso 7. Pulverizamos las 6 galletas Oreo hasta que tengan una textura como de miga. Espolvoreamos las migas por la superficie de nuestra tarta para decorarla.

Tenemos que dejar la tarta de queso y oreo en el frigorífico durante 4 horas aproximadamente para que se termine de hacer.

El último paso es el mejor ¡comerla!