tartadequesosinhorno.com

Recetas paso a paso

Tarta de queso japonesa: receta original

La tarta de queso japonesa es una exquisita delicia: suave, esponjosa y de una textura tierna como el algodón.

Aprende a preparar tú mismo esta receta original y sorprende a tus invitados con un postre único.

Ingredientes esenciales

Para elaborar la auténtica tarta de queso japonesa, necesitarás los siguientes ingredientes:

  • Galletas - Yo prefiero utilizar galletas tipo María, pero puedes usar también digestive o Graham Crackers. Tritúralas hasta obtener un polvo grueso.
  • Mantequilla - Derrite la mantequilla y mézclala con las galletas trituradas para formar la base de la tarta. Si quieres reducir la cantidad de grasa, puedes sustituir parte de la mantequilla por aceite de coco.
  • Queso crema - Es el ingrediente principal del relleno. Utiliza queso crema de buena calidad para obtener una textura suave y esponjosa. Si no encuentras queso crema, puedes usar también queso mascarpone o quark.
  • Huevos - Ayudan a ligar los ingredientes y a dar consistencia al relleno. Si tienes intolerancia al huevo, puedes sustituirlo por una mezcla de linaza y agua.
  • Azúcar - Endulza el relleno y contrarresta el sabor salado del queso crema. Si prefieres un relleno menos dulce, puedes reducir la cantidad de azúcar a tu gusto.
Tarta de queso japonesa: receta original

Preparación de la base

¡La base de la tarta de queso japonesa es el primer paso para una tarta perfecta! Yo siempre uso galletas María para la base, ya que les da una textura crujiente y deliciosa. Pero si prefieres, puedes usar también galletas digestive o Graham Crackers.

Para preparar la base, tritura las galletas hasta obtener un polvo grueso. Puedes utilizar una procesadora de alimentos o simplemente colocar las galletas en una bolsa de plástico y triturarlas con un rodillo hasta que queden bien molidas.

Una vez que tengas las galletas trituradas, mézclalas con la mantequilla derretida. ¡Este es el secreto para una base perfecta! La mantequilla ayuda a que las galletas se peguen entre sí y formen una base sólida. Si quieres que la base quede extra crujiente, puedes hornearla durante unos minutos antes de añadir el relleno.

¡Y ya está! Con estos sencillos pasos, tendrás una base perfecta para tu tarta de queso japonesa.

Elaboración del relleno

¡El relleno de la tarta de queso japonesa es lo que la hace tan especial! Y el ingrediente principal es el queso crema, que le da esa textura suave y esponjosa que todos amamos.

Cuando elijas el queso crema, asegúrate de elegir uno de buena calidad para obtener los mejores resultados. Yo siempre uso Philadelphia, pero cualquier marca de buena calidad funcionará.

Una vez que tengas el queso crema, bátelo hasta que quede suave. Esto es importante porque queremos evitar que se formen grumos en el relleno. Luego, agrega los huevos uno a uno, batiendo bien después de cada adición. Esto ayudará a asegurar que los huevos estén bien incorporados y que el relleno tenga una textura suave.

Después de agregar los huevos, es el momento de añadir el azúcar. Bate la mezcla hasta que esté homogénea. Si quieres darle un toque extra de sabor, puedes agregar una cucharadita de extracto de vainilla. ¡Yo siempre lo hago!

Finalmente, viene la parte más importante: el horneado. Para asegurarnos de que el relleno se hornea de forma uniforme y evitar que se agriete la superficie de la tarta, utilizaremos la técnica del baño María.

Esto significa que vamos a colocar nuestro molde con la mezcla dentro de otra fuente más grande llena de agua. Hornea la tarta a 160°C durante aproximadamente 1 hora o hasta que el centro esté ligeramente tembloroso.

¡Y eso es todo! Con estos sencillos pasos, tendrás un delicioso relleno para tu tarta de queso japonesa.

Tarta de queso japonesa: receta original

Enfriamiento y desmoldado

¡El enfriamiento y desmoldado de la tarta de queso japonesa son pasos cruciales! Si quieres obtener una tarta perfecta y sin grietas, sigue leyendo.

Cuando saques la tarta del horno, ¡no la desmoldes inmediatamente! Deja que se enfríe en el molde durante al menos una hora. Esto ayuda a que la tarta se asiente y evita que se agriete al desmoldar.

Una vez que la tarta esté casi fría, puedes pasar una cuchara o un cuchillo por los bordes para separarla del molde. Pero, ¡ojo! No la desmoldes todavía.

Ahora viene mi truco personal: coloca la tarta en el refrigerador durante al menos 2 horas antes de desmoldarla. Esto ayuda a que la tarta se asiente completamente y facilita el desmoldado.

Cuando estés lista para desmoldar la tarta, coloca una fuente o plato sobre la parte superior del molde y, con cuidado, voltea la tarta. Si es necesario, puedes golpear suavemente el fondo del molde para ayudar a soltar la tarta.

¡Y ya está! Tienes una tarta de queso japonesa perfecta, lista para decorar y servir. Puedes acompañarla con frutas frescas, sirope de arce o nata montada.

Decoración y presentación

¡Ahora llega la parte divertida! Decorar y presentar tu tarta de queso japonesa es una oportunidad para dejar volar tu creatividad.

Yo siempre disfruto mucho de este paso, ya que es cuando mi tarta comienza a verse como un verdadero postre japonés.

Para mantener la estética tradicional, te recomiendo utilizar ingredientes como hojas de matcha, frambuesas frescas, y flores comestibles. Estos elementos no solo añadirán un toque de color y belleza a tu tarta, sino que también le darán un sabor único y delicioso.

Si quieres un toque más moderno, puedes probar a utilizar diferentes tipos de frutas, como fresas o kiwis, y decorar la tarta con un diseño geométrico o abstracto.

¡No tengas miedo de experimentar y hacer tu propia versión de la tarta de queso japonesa!

Recuerda que la presentación es importante, así que trata de utilizar un plato bonito y presentar tu tarta de forma atractiva.

Receta

Tarta de queso japonesa

Tiempo de preparación: 1 hora y 30 minutos

Una tarta de queso suave y esponjosa con la auténtica receta japonesa.

Ingredientes

  • 200 g de galletas tipo María
  • 80 g de mantequilla sin sal
  • 300 g de queso crema
  • 3 huevos
  • 100 g de azúcar

Instrucciones paso a paso

  • Precalienta el horno a 180°C y prepara un molde desmontable de 18 cm de diámetro.
  • Tritura las galletas hasta obtener un polvo grueso y mézclalas con la mantequilla derretida. Presiona la mezcla en el fondo del molde y hornea durante 10 minutos. Deja enfriar.
  • Bate el queso crema hasta que quede suave y cremoso. Incorpora los huevos uno a uno, batiendo bien después de cada adición.
  • Añade el azúcar y sigue batiendo hasta que la mezcla esté homogénea.
  • Vierte la mezcla sobre la base de galletas y hornea en un baño María durante 40-45 minutos, o hasta que la tarta esté ligeramente dorada y firme al tacto.
  • Deja enfriar la tarta en el horno apagado durante 1 hora, luego refrigérala durante al menos 2 horas antes de desmoldar.

Notas:

  • Para obtener una textura más suave y esponjosa, utiliza queso crema de buena calidad.
  • El baño María ayuda a hornear la tarta de forma uniforme y evita que se agriete.
  • Decora la tarta con frutas frescas o nata montada antes de servir.