tartadequesosinhorno.com

Recetas paso a paso

Tarta de queso con leche condensada

Prepara una tarta de queso con leche condensada deliciosa, cremosa y suave como la seda. Esta receta es perfecta para sorprender a tus invitados en cualquier ocasión especial. La combinación de ingredientes como la leche condensada, el queso crema y la gelatina hacen de esta tarta una verdadera delicia.

¡Te aseguramos que una vez que la pruebes, querrás repetir!

Ingredientes necesarios

¡Vamos a ver qué ingredientes necesitas para preparar la base y el relleno de esta deliciosa tarta de queso con leche condensada!

  • Galletas - Yo suelo usar un paquete de galletas tipo digestive para la base, pero si lo prefieres, puedes optar por otras galletas tipo María o similares. Necesitarás un paquete entero.
  • Mantequilla - Utiliza 125 gramos de mantequilla derretida para mezclar con las galletas. ¡Ojo! La mantequilla debe estar derretida, pero no demasiado caliente para evitar que se derritan las galletas.
  • Leche condensada - Un bote de 397 gramos de leche condensada es imprescindible para el relleno. Recuerda : ¡no uses leche evaporada, ya que el sabor y la textura no serán los mismos!
  • Queso crema - Incorpora 250 gramos de queso crema para dar cremosidad al relleno. Yo prefiero usar queso crema de untar, pero si lo deseas, puedes rallar un poco de queso para añadir textura.
  • Huevos - Utiliza 3 huevos para ligar los ingredientes del relleno. Asegúrate de que estén a temperatura ambiente antes de añadirlos para facilitar la mezcla.
  • Esencia de vainilla - Agrega 1 cucharadita de esencia de vainilla para aromatizar el relleno. Si no tienes esencia de vainilla, puedes usar la ralladura de un limón en su lugar.
Tarta de queso con leche condensada

Preparación de la base: ¡El primer paso para una tarta de queso perfecta!

La base de una tarta de queso es fundamental para conseguir una textura y sabor perfectos. En este apartado, te explicaré cómo preparar una base crujiente y deliciosa para tu tarta de queso con leche condensada.

Lo primero que debes hacer es elegir el tipo de galleta que quieres utilizar. Yo suelo usar galletas de tipo digestive, pero puedes usar las que más te gusten. Una vez elegidas, tritúralas hasta conseguir un polvo grueso. Si no tienes una trituradora de alimentos, no te preocupes, puedes meter las galletas en una bolsa de plástico y triturarlas con un rodillo o un vaso.

Una vez trituradas, mezcla las galletas con la mantequilla derretida hasta que estén bien integradas. A continuación, vierte la mezcla en el molde y presiona con la ayuda de una cuchara o el fondo de un vaso para crear una base uniforme.

Por último, refrigera la base durante al menos 30 minutos antes de añadir el relleno. Esto ayudará a que la base se compacte y no se desmorone al cortar la tarta.

¡Y eso es todo! Con estos sencillos pasos, tendrás una base perfecta para tu tarta de queso con leche condensada. ¡Buena suerte!

Elaboración del relleno: ¡La clave de una tarta de queso perfecta!

Ahora que ya tenemos la base lista, es hora de pasar a la elaboración del relleno. Este paso es crucial para conseguir una tarta de queso con leche condensada de rechupete.

  1. En un bol amplio, mezcla la leche condensada con el queso crema hasta que quede una textura suave y homogénea. ¡Ojo! Asegúrate de que ambos ingredientes estén a temperatura ambiente para facilitar la mezcla.

  2. A continuación, incorpora los huevos uno a uno, batiendo bien después de cada adición. Esto ayudará a que la mezcla quede esponjosa y ligera.

  3. Por último, añade la esencia de vainilla y remueve suavemente hasta que quede bien integrada. Si eres un amante de la vainilla, no dudes en añadir un poquito más para potenciar su sabor.

  4. Una vez tengas la mezcla lista, vierte el relleno sobre la base de galleta y alisa la superficie con una espátula. ¡Ya estamos listos para hornear nuestra tarta de queso!

Tarta de queso con leche condensada

Decoración y presentación: ¡Haz que tu tarta de queso sea la envidia de todos!

¡Ahora llega mi parte favorita! Decorar tu tarta de queso con leche condensada para que luzca espectacular en la mesa.

Yo siempre digo que la presentación es tan importante como el sabor, y esta tarta no es la excepción. Además, decorarla puede ser una actividad divertida y creativa.

He aquí algunas ideas para que tu tarta de queso sea la envidia de todos tus invitados:

  • Frutas frescas: Una de mis opciones favoritas es decorar la tarta con frutas frescas como fresas, arándanos o kiwis. No solo le dan un toque de color, sino que también aportan sabor y textura.
  • Chocolate derretido: ¿Quién puede resistirse al chocolate? Derrite un poco de chocolate negro, con leche o blanco y viértelo sobre la tarta. Puedes usar una manga pastelera para crear diseños bonitos.
  • Caramelo líquido: Si te gusta el contraste dulce-salado, el caramelo líquido es una excelente opción. Simplemente viértelo sobre la tarta y deja que se enfríe antes de servir.
  • Galletas o cookies: Decora el borde de la tarta con galletas o cookies trituradas. Puedes usar las mismas galletas que utilizaste para la base o elegir otras que combinen bien con el sabor de la tarta.

Recuerda, la decoración es tu oportunidad de dar rienda suelta a tu creatividad. ¡No tengas miedo de experimentar y hacer tu tarta de queso única!

Receta

Tarta de queso con leche condensada

Tiempo de preparación: 20 minutos + 1 hora de horneado y enfriamiento

Una tarta de queso cremosa y deliciosa lista en menos de 2 horas. ¡Impresionante!

Ingredientes

  • 1 paquete (200 g) de galletas digestive
  • 125 g de mantequilla sin sal
  • 1 bote (397 g) de leche condensada
  • 250 g de queso crema
  • 3 huevos
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla

Instrucciones paso a paso

  • Precalienta el horno a 180°C (arriba y abajo) y prepara un molde desmontable de 22 cm de diámetro.
  • Tritura las galletas en un procesador de alimentos o en una bolsa con un rodillo hasta obtener un polvo fino. Derrite la mantequilla y mezcla con las galletas trituradas.
  • Presiona la mezcla de galletas y mantequilla en el fondo del molde y refrigera durante 15 minutos para que se compacte.
  • En un bol grande, mezcla la leche condensada y el queso crema hasta que estén bien combinados. Añade los huevos uno a uno, batiendo después de cada adición.
  • Incorpora la esencia de vainilla y mezcla suavemente.
  • Vierte la mezcla sobre la base de galletas y hornea durante 45-50 minutos, o hasta que el centro esté casi firme.
  • Deja enfriar la tarta en el molde sobre una rejilla durante 1 hora. Luego, refrigera durante al menos 2 horas antes de servir.

Notas:

  • Puedes decorar la tarta con frutas frescas, mermelada, nata montada o caramelo líquido antes de servir.
  • Para una versión más ligera, puedes usar queso crema light y mantequilla light.
  • Guárdala en el frigorífico en un recipiente hermético hasta 4 días.