tartadequesosinhorno.com

Recetas paso a paso

Tarta de queso al horno gallega

¡Descubre el corazón de Galicia en tu mesa! Con esta exquisita tarta de queso al horno gallega, te sumergirás en una tradición culinaria que seduce por su textura cremosa y su sabor auténtico.

Ya sea para una celebración especial o como broche de oro de una comida familiar, esta tarta de queso es un triunfo asegurado.

Si eres un apasionado de las tartas de queso, te retamos a probar la versión más esponjosa o dejarte llevar por la tentadora combinación de la tarta de queso y chocolate blanco.

Para los amantes de la Thermomix, la cremosidad extrema de esta tarta de queso os conquistará.

¡Disfruta creando dulces recuerdos! Comparte esta delicia con tus seres queridos y saborea cada bocado.

Por qué te encantará esta receta

  • Un viaje a Galicia - Cada bocado te transportará a los verdes paisajes gallegos, donde la tradición y el sabor se unen.
  • Textura inigualable - La suavidad de esta tarta hará que tu paladar baile de alegría al ritmo de las olas del Atlántico.
  • El toque casero - Descubre el secreto para que siempre quede como hecha en casa, ¡tus invitados querrán la receta!

Ingredientes necesarios

¡Vamos a descubrir juntos los ingredientes estrella de nuestra tarta de queso gallega! Empezamos con el queso de tetilla, un queso típico gallego con una textura suave y un sabor delicioso.

Yo suelo comprarlo en mi quesería de confianza, pero si no lo encuentras, puedes usar queso fresco de leche de vaca. A continuación, necesitarás huevos, que le darán a nuestra tarta esa textura esponjosa que tanto nos gusta.

Por último, no podemos olvidarnos de la nata, que junto con el queso, creará esa mezcla cremosa y deliciosa.

Tarta de queso al horno gallega

Preparación del molde: ¡Un paso fundamental!

¡No subestimes la importancia de preparar bien el molde para tu tarta de queso gallega! Una buena preparación del molde hará que tu tarta se desmolde fácilmente y tenga una presentación perfecta.

Recuerdo cuando preparé mi primera tarta de queso gallega y olvidé engrasar el molde. ¡Qué desastre! La tarta se pegó al molde y se rompió al intentar desmoldarla. Desde entonces, siempre me aseguro de seguir estos sencillos pasos para preparar el molde:

  • Engrasado del molde: Utiliza mantequilla o spray desmoldante para engrasar el interior del molde. Asegúrate de cubrir todas las superficies, incluyendo los bordes.

  • Enharinado del molde: Después de engrasar el molde, espolvorea harina sobre la mantequilla o el spray desmoldante. Luego, sacude el molde suavemente para que la harina se distribuya uniformemente por todas las superficies. A continuación, vuelca el molde sobre el fregadero o la encimera para eliminar el exceso de harina.

¡Listo! Ahora tu molde está perfectamente preparado para recibir la mezcla de queso y hornear una deliciosa tarta de queso gallega.

Elaboración del relleno de queso: ¡La estrella de nuestra tarta!

Ahora que ya tenemos nuestro molde listo y preparado, es hora de crear la estrella de nuestra tarta de queso gallega: el delicioso relleno.

Empecemos por batir los huevos junto con el azúcar en un bol grande hasta obtener una mezcla espumosa y ligera. Recuerdo cuando mi abuela me enseñó a hacer esta tarta, siempre decía que "la clave está en la mezcla de huevos y azúcar". ¡Así que no escatimes en este paso!

Añade la nata para montar poco a poco, sin dejar de batir, hasta que esté completamente incorporada. A continuación, agrega el queso de tetilla rallado y mezcla suavemente con una espátula. ¡No te olvides de reservar una cucharada de queso rallado para decorar más tarde!

Una vez tengamos una mezcla homogénea y cremosa, ¡estará lista para vertirse en el molde preparado!

¡Truco! Si quieres darle un toque personal a tu tarta, puedes añadir una cucharadita de ralladura de limón o una pizca de canela a la mezcla. ¡Seguro que sorprenderás a tus invitados!

Tarta de queso al horno gallega

Horneado y enfriado: los pasos clave para una tarta de queso perfecta

¡Llegó el momento de darle vida a nuestra tarta de queso gallega! El horneado y el enfriado son pasos cruciales para conseguir una textura cremosa y una tarta bien cuajada. Aquí te dejo algunos consejos para que tu tarta de queso quede perfecta.

  • Horneado a baja temperatura: Precalentamos el horno a 180ºC, pero bajaremos la temperatura a 160ºC justo antes de introducir la tarta. Hornearemos durante unos 40 minutos, o hasta que la superficie esté dorada y el centro apenas tembloroso.

  • Enfriado gradual: Una vez lista, apagamos el horno y abrimos la puerta un poco, dejando la tarta enfriar dentro del horno durante 15-20 minutos. Luego, la sacamos del horno y la dejamos enfriar completamente a temperatura ambiente. Este proceso de enfriado lento nos ayudará a evitar que la tarta se agriete.

  • Refrigeración: Una vez fría, tapamos la tarta con film transparente y la dejamos en la nevera durante al menos 4 horas, o incluso mejor, toda la noche. Esto permitirá que la tarta se asiente y adquiera una textura más firme y cremosa.

Receta

Tarta de queso al horno gallega

Tiempo de preparación: 1 hora y 30 minutos (incluido el enfriado)

Una tarta de queso al horno gallega cremosa y deliciosa, perfecta para compartir en cualquier ocasión.

Ingredientes

  • 400 g de queso de tetilla
  • 4 huevos
  • 150 g de azúcar
  • 150 ml de nata para montar
  • 1 cucharadita de ralladura de limón
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • Una pizca de sal

Instrucciones paso a paso

  • Precalienta el horno a 180°C (arriba y abajo) y prepara un molde desmontable de 22 cm de diámetro, engrasándolo y enharinándolo ligeramente.
  • Ralla el queso de tetilla y reserva una cucharada para decorar más tarde. En un bol grande, bate los huevos junto con el azúcar hasta obtener una mezcla espumosa.
  • Añade la nata para montar, la ralladura de limón, el extracto de vainilla y la sal. Continúa batiendo hasta que todos los ingredientes estén bien integrados.
  • Incorpora el queso de tetilla rallado a la mezcla y mezcla suavemente con una espátula, hasta que quede una mezcla homogénea.
  • Vierte la mezcla en el molde preparado y esparce la cucharada de queso de tetilla reservada por encima.
  • Hornea la tarta durante 40-45 minutos, o hasta que esté dorada y firme al tacto. Deja enfriar la tarta en el molde durante 15 minutos, luego desmóldala y deja que se enfríe completamente sobre una rejilla antes de servir.

Notas:

  • Para evitar que la tarta se agriete, no abras el horno mientras se está horneando y deja que se enfríe lentamente antes de desmoldarla.
  • Si no encuentras queso de tetilla, puedes sustituirlo por queso de cabra o cualquier otro queso cremoso y suave.
  • Puedes servir la tarta de queso al horno gallega con mermelada de frambuesa, arándanos o fresas para un toque de acidez y contraste de sabores.