tartadequesosinhorno.com

Recetas paso a paso

Tarta de queso líquida

Esta tarta de queso líquida es suave, cremosa y deliciosamente adictiva. Con una base de galleta crujiente y un relleno de queso crema y nata, esta tarta es una delicia para los sentidos. Además, es muy fácil de preparar y solo necesitas unos pocos ingredientes.

Por qué te encantará esta receta

  • Innovación en cada bocado - Olvídate de las tartas de queso de siempre. Esta versión líquida te sorprenderá con su presentación única y su sabor inigualable.
  • Cremosidad pura - Cada cucharada es un viaje a la suavidad extrema; un sabor delicado que acaricia el paladar y te envuelve en una experiencia sensorial plena.
  • Facilidad extrema - No necesitas ser un experto pastelero para triunfar con esta receta. En pocos pasos, conseguirás un postre que dejará a todos pidiendo más.

Ingredientes necesarios

Para preparar esta deliciosa tarta de queso líquida, necesitarás reunir estos ingredientes:

  • Galletas - Yo prefiero usar galletas tipo María, ¡pero puedes experimentar con otras variedades!
  • Mantequilla - Derrite la mantequilla para mezclarla con las galletas y crear una base sólida.
  • Queso crema - ¡No puede faltar el queso crema! Es la estrella de nuestra receta.
  • Azúcar - Endulza el relleno de queso líquido al gusto, ¡pero no te pases!
  • Huevos - Ayudan a espesar el relleno y a que cuaje durante el horneado. ¡Imprescindibles!
  • Nata para montar - Aporta cremosidad al relleno y lo hace aún más delicioso.
  • Extracto de vainilla - Un toque de sabor que hará la diferencia en tu tarta.
Tarta de queso líquida

Pasos previos a la preparación

¡Vamos a ponernos manos a la obra con esta deliciosa tarta de queso líquida! Antes de empezar, hay unos pasos sencillos que debemos seguir para asegurarnos de que todo sale perfecto. Te lo prometo, ¡es más fácil de lo que parece!

Recuerdo cuando preparé esta tarta por primera vez para una reunión familiar. Todos estaban expectantes, ya que nunca antes habíamos probado una tarta de queso líquida.

Cuando por fin la llevé a la mesa y la cortamos en porciones, el silencio se hizo en la habitación. Después de los primeros bocados, los elogios no se hicieron esperar. Desde entonces, es una de mis recetas favoritas para impresionar a los invitados.

Lo primero que debemos hacer es preparar el molde y precalentar el horno. Engrasa ligeramente un molde desmontable de 22-24 cm de diámetro y forra la base con papel de hornear.

Esto nos asegurará que la tarta se desmolde fácilmente una vez esté lista. Luego, precalienta el horno a 180ºC (arriba y abajo) para que esté listo cuando necesitemos hornear la base de galleta.

Elaboración de la base de galleta

¡Vamos a empezar con la base de galleta, el primer paso para disfrutar de esta delicia! Lo mejor de todo es que es facilísimo de hacer. Te lo prometo.

Recuerdo la primera vez que probé esta tarta de queso líquida en una cena con amigos. Me enamoré de su textura suave y cremosa, y no pude resistirme a pedir la receta. Desde entonces, la he preparado en varias ocasiones y siempre triunfa.

Para la base, solo necesitas triturar las galletas y mezclarlas con la mantequilla derretida. Puedes usar un procesador de alimentos o hacerlo a mano, ¡tú decides!

Una vez que tengas la mezcla lista, presiónala en el fondo del molde y hornea durante unos minutos para que quede bien crujiente. ¡Y listo! Ya tienes la base perfecta para tu tarta de queso líquida.

Preparación del relleno de queso líquido

¡Vamos a por el relleno de queso líquido, la parte más deliciosa de esta tarta! Te prometo que es facilísimo de hacer y quedará espectacular.

Yo descubrí esta receta hace unos años en un blog de cocina y me enamoré de ella al instante. El relleno de queso líquido es suave, cremoso y delicioso, y lo mejor de todo es que solo necesitas unos pocos ingredientes para prepararlo.

En un bol grande, mezcla el queso crema, el azúcar, los huevos, la nata para montar y el extracto de vainilla hasta obtener una textura suave y homogénea. ¡No te preocupes si la mezcla parece un poco líquida, es normal!

Una vez que tengas la mezcla lista, vierte el relleno sobre la base de galleta y alisa la superficie con una espátula. ¡Y listo! Ya tienes el relleno de queso líquido listo para hornear.

Tarta de queso líquida

Horneado y enfriado

¡Llegó el momento de darle vida a tu tarta de queso líquida! Precalienta el horno a 180 grados Celsius y hornea la base de galleta durante 10 minutos. Mientras tanto, prepara el relleno de queso líquido siguiendo las instrucciones anteriores.

Una vez que la base de galleta esté lista, vierte el relleno encima y alisa la superficie con una espátula. Hornea la tarta durante 35-40 minutos, o hasta que el centro esté ligeramente tembloroso. ¡No te preocupes si parece que la tarta no está completamente cuajada, se solidificará mientras se enfría!

Después de hornear la tarta, deja que se enfríe a temperatura ambiente durante 1 hora. Luego, refrigérala durante al menos 4 horas, o preferiblemente durante la noche. Esto ayudará a que la tarta adquiera una textura suave y cremosa.

¡Recuerda! Si te gusta un sabor más dulce, puedes añadir una cucharada adicional de azúcar a la mezcla del relleno. También puedes decorar la tarta con frutas frescas o un glaseado de caramelo para darle un toque extra de sabor.

Receta

Tarta de queso líquida

Tiempo de preparación: 30 minutos
Tiempo de horneado: 40 minutos
Tiempo total: 1 hora 10 minutos

Una tarta de queso diferente y deliciosa, con una textura única y cremosa que te encantará.

Ingredientes

  • 200 g de galletas tipo María
  • 100 g de mantequilla
  • 500 g de queso crema
  • 125 g de azúcar
  • 3 huevos
  • 250 ml de nata para montar
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

Instrucciones paso a paso

  • Precalienta el horno a 180°C y forra el fondo de un molde desmontable con papel de hornear.
  • Tritura las galletas en un procesador de alimentos o en una bolsa con un rodillo hasta obtener un polvo fino. Derrite la mantequilla y mézclala con las galletas trituradas.
  • Coloca la mezcla de galletas en el molde, presiona firmemente para formar la base y hornea durante 10 minutos. Deja enfriar mientras preparas el relleno.
  • En un bol grande, bate el queso crema hasta que quede suave. Añade el azúcar y mezcla bien.
  • Incorpora los huevos uno a uno, batiendo después de cada adición. Asegúrate de que estén bien integrados.
  • Añade la nata para montar, el extracto de vainilla y mezcla suavemente hasta obtener una textura homogénea.
  • Vierte la mezcla sobre la base de galletas y alisa la superficie con una espátula.
  • Hornea durante 30-35 minutos, o hasta que el centro esté casi cuajado. Deja enfriar la tarta en el horno apagado con la puerta entreabierta durante 1 hora.
  • Refrigera la tarta durante al menos 4 horas o preferiblemente durante toda la noche antes de desmoldar y servir.