tartadequesosinhorno.com

Recetas paso a paso

Tarta de queso sin huevo

Esta deliciosa tarta de queso sin huevo es una opción perfecta para aquellos que buscan una receta sin huevo. Con una textura suave y sedosa y un sabor rico y delicioso, esta tarta es una verdadera delicia. ¡Te sorprenderá lo buena que está!

Ingredientes necesarios

Estos son los ingredientes principales que necesitas para elaborar esta deliciosa tarta de queso sin huevo:

  • Queso crema - Yo prefiero usar un queso crema de buena calidad para obtener una textura cremosa y suave. ¡No te arrepentirás!
  • Leche condensada - La leche condensada no solo aporta dulzor, sino también humedad a la tarta. ¡Es imprescindible!
  • Galletas - Las galletas trituradas sirven como base para la tarta. Puedes usar galletas tipo María, digestive o similares. Yo suelo usar las que tengo a mano.
  • Mantequilla - Derrite la mantequilla y mézclala con las galletas trituradas para formar la base. ¡Así quedará perfecta!
  • Vainilla - La vainilla le da un toque de sabor a la tarta. Si no tienes vainilla, puedes usar extracto de limón o naranja, ¡también queda delicioso!
Tarta de queso sin huevo

Preparación previa

¡Empecemos con nuestra deliciosa tarta de queso sin huevo! Antes de ponernos manos a la obra, es fundamental seleccionar cuidadosamente los ingredientes y utensilios que vamos a necesitar.

Recuerdo cuando preparaba esta receta por primera vez, pensaba que la preparación previa era lo menos importante, ¡pero me equivocaba! Una buena preparación hará que todo el proceso sea más sencillo y divertido.

Una vez tengamos todos los ingredientes a mano, precalentamos el horno a 180°C y preparamos el molde. ¡Un truco que me gusta compartir es engrasar ligeramente el molde con mantequilla o aceite para evitar que la tarta se pegue! De esta forma, podremos desmoldarla fácilmente una vez esté lista.

Elaboración de la base: un paso fundamental

¡Comencemos con la elaboración de la base de nuestra tarta de queso sin huevo! Es un paso sencillo pero fundamental para lograr una tarta perfecta. Recuerdo cuando preparaba esta receta por primera vez, pensaba que la base era lo menos importante, ¡pero me equivocaba! Una base bien hecha hará que tu tarta sea un éxito.

Lo primero que necesitas hacer es triturar las galletas hasta convertirlas en polvo. Puedes usar un procesador de alimentos o simplemente colocarlas en una bolsa y aplastarlas con un rodillo o un vaso. Luego, mezcla el polvo de galletas con la mantequilla derretida hasta obtener una mezcla homogénea.

Una vez tengas la mezcla lista, vierte el contenido en el molde previamente preparado y presiona firmemente para formar la base. Reserva el molde en la nevera mientras te ocupas del relleno. ¡Así de fácil!

Un truco que me gusta compartir es usar galletas integrales o sin azúcar para una opción más saludable. También puedes agregar un poco de canela o ralladura de limón a la mezcla para darle un toque especial.

Tarta de queso sin huevo

Preparación del relleno: ¡El paso más importante!

¡Es hora de darle vida a nuestro delicioso relleno de queso sin huevo! Este paso es crucial para lograr una tarta espectacular. Recuerdo cuando preparaba esta receta por primera vez, pensaba que el proceso de mezcla era lo menos importante, ¡pero me equivocaba! Un relleno bien mezclado hará que tu tarta sea una verdadera delicia.

En un bol grande, mezcla el queso crema, la leche condensada y el extracto de vainilla hasta obtener una crema homogénea. ¡Es importante no escatimar en la calidad del queso crema! Un buen queso hará una gran diferencia en el sabor y textura de la tarta. Si no tienes extracto de vainilla, puedes usar extracto de limón o naranja, ¡también queda delicioso!

Una vez que tengas la mezcla lista, vierte el contenido sobre la base de galletas y alisa la superficie con una espátula. ¡Ya casi estamos listos!

Horneado y enfriado

¡Ahora que has vertido la mezcla del relleno sobre la base de galletas y alisado la superficie, es hora de darle vida a tu tarta de queso sin huevo! Hornea la tarta en el horno precalentado a 180°C durante unos 30-35 minutos, ¡o hasta que el centro esté ligeramente tembloroso!

Recuerdo la primera vez que hice esta receta, pensé que el horneado era lo más sencillo, pero ¡me equivocaba! Es importante no abrir el horno hasta que la tarta esté casi lista, para evitar que se baje.

Una vez que la tarta esté horneada, ¡no la saques del molde todavía! Déjala enfriar a temperatura ambiente durante al menos 1 hora antes de refrigerarla. Personalmente, me gusta dejarla enfriar sobre una rejilla para que el aire circule mejor y se enfríe más rápido.

Para evitar que la tarta se agriete, ¡no la muevas ni la sacudas mientras se enfría! Una vez que la tarta esté completamente fría, cúbrela con film transparente y refrigérela durante al menos 4 horas antes de servirla. ¡Disfruta de tu deliciosa tarta de queso sin huevo!

Receta

Tarta de queso sin huevo

Tiempo de preparación: 20 minutos
Tiempo de horneado: 35-40 minutos
Tiempo total: 1 hora

Una deliciosa tarta de queso sin huevo, perfecta para aquellos que buscan opciones sin este ingrediente.

Ingredientes

  • 200 g de galletas (tipo María, digestive o similares)
  • 100 g de mantequilla sin sal derretida
  • 500 g de queso crema de buena calidad
  • 395 g de leche condensada
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

Instrucciones paso a paso

  • Precalienta el horno a 175°C y prepara un molde desmontable de 23 cm forrándolo con papel de hornear.
  • Tritura las galletas en un procesador de alimentos o en una bolsa con un rodillo hasta obtener un polvo fino. Mezcla las galletas trituradas con la mantequilla derretida y presiona la mezcla en el fondo del molde preparado.
  • En un bol grande, mezcla el queso crema, la leche condensada y el extracto de vainilla hasta obtener una crema homogénea. Vierte la mezcla sobre la base de galletas y alisa la superficie con una espátula.
  • Hornea la tarta durante 35-40 minutos, o hasta que el centro esté casi firme. Retira del horno y deja enfriar a temperatura ambiente durante 1 hora. Después, refrigera la tarta durante al menos 3 horas antes de servir.