tartadequesosinhorno.com

Recetas paso a paso

Tarta de queso con base crujiente

¡Esta tarta de queso con base crujiente es la combinación perfecta de suavidad y crujiente! Con una base de galleta sencilla de hacer y un relleno de queso cremoso y delicioso, esta tarta es la opción perfecta para cualquier ocasión especial.

Además, el toque de canela y limón le da un sabor único e irresistible. ¡No te arrepentirás de probar esta receta!

Por qué te encantará esta receta

  • Textura perfecta - Aunque la tarta de queso puede tener fama de ser pesada, te aseguro que esta receta logra una textura ligera y esponjosa gracias a la combinación de quesos cremosos y la nata. Además, la base crujiente de galletas le da un contraste de texturas delicioso.
  • Sabor equilibrado - La combinación de quesos le da a esta tarta un sabor intenso y suave al mismo tiempo. Además, la base de galletas le aporta un toque de dulzor que equilibra perfectamente la acidez del queso.
  • Fácil de preparar - No te preocupes si no eres un experto en la cocina, esta receta es muy sencilla de preparar. Sólo necesitas mezclar los ingredientes, verter la mezcla sobre la base de galletas y hornear. ¡Así de fácil!

Ingredientes necesarios

¡Vamos a preparar una deliciosa tarta de queso con base crujiente! Para ello, necesitarás reunir los siguientes ingredientes principales:

  • Queso crema – Yo prefiero usar queso crema de untar, pero si lo prefieres, puedes usar queso crema en bloques. ¡Ambos funcionan perfectamente!
  • Queso rallado – Puedes usar el queso que más te guste, pero mi favorito para esta receta es el queso mozzarella. También puedes usar una mezcla de quesos para darle un toque especial.
  • Huevos – Necesitarás 3 huevos grandes para esta receta. Asegúrate de sacarlos de la nevera con antelación para que estén a temperatura ambiente.
  • Nata líquida – La nata líquida le dará a nuestra tarta una textura suave y cremosa. ¡No te la saltes!
  • Galletas – Para la base crujiente, puedes usar las galletas que más te gusten. Yo suelo usar galletas tipo María, pero también puedes usar galletas Digestive o incluso galletas Oreo para un toque diferente.

Preparación de la base crujiente

¡La base crujiente de esta tarta de queso es mi parte favorita! Recuerdo que cuando era pequeña, mi abuela me dejaba ayudarla a preparar la base de las tartas triturando las galletas en una bolsa con un rodillo.

Ahora, sigo haciendo la base de la misma manera porque me trae recuerdos felices.

Tarta de queso con base crujiente

Lo mejor de esta base es que es muy fácil de hacer. Solo necesitas triturar las galletas, mezclarlas con mantequilla derretida y presionar la mezcla uniformemente en el molde. Si no tienes galletas, también puedes utilizar galleta María o bizcochos.

Una vez que tengas la mezcla en el molde, refrigerarla durante al menos 30 minutos para que se compacte y no se desmorone al añadir el relleno. ¡Te aseguro que esta base crujiente le dará a tu tarta de queso un toque especial!

Elaboración del relleno de queso: la clave de una tarta espectacular

Si eres un amante del queso como yo, ¡prepárate para disfrutar de esta deliciosa tarta de queso con base crujiente! El relleno de queso es la clave para conseguir una tarta cremosa y espectacular. Te explico cómo hacerlo paso a paso.

Lo primero que necesitas hacer es batir los huevos y el azúcar hasta que quede una mezcla esponjosa. Esto ayudará a que el relleno de queso quede ligero y esponjoso. A continuación, incorpora el queso crema, el queso rallado y la nata. Mezcla todo bien hasta que quede una mezcla suave y homogénea.

Una vez que tengas la mezcla lista, vierte el relleno sobre la base de galletas que habrás preparado previamente. Asegúrate de que el relleno quede bien distribuido y liso en la superficie.

¡Ahora viene mi truco secreto para conseguir un relleno de queso espectacular! Antes de hornear la tarta, espolvorea un poco de azúcar por encima del relleno. Esto creará una capa crujiente y caramelizada en la superficie de la tarta que hará que se derrita en tu boca. ¡No te lo pierdas!

Horneado y enfriado: ¡No te preocupes, es más fácil de lo que parece!

Ahora que ya tienes el relleno de queso listo y la base de galletas cubierta, es hora de hornear nuestra deliciosa tarta de queso con base crujiente. ¡No te preocupes, es más fácil de lo que parece!

Precalienta el horno a 180°C y hornea la tarta durante 35-40 minutos, o hasta que el centro esté ligeramente tembloroso. Esto es importante porque si horneas la tarta demasiado, el relleno se endurecerá y perderá su textura cremosa.

Una vez que la tarta esté horneada, apaga el horno y deja la tarta dentro durante 15-20 minutos. Esto ayudará a que el relleno se asiente y se enfríe gradualmente, evitando que se agriete.

Después de que la tarta haya reposado en el horno, sácala y déjala enfriar completamente a temperatura ambiente. Luego, cúbrela con film transparente y refrigérala durante al menos 2 horas antes de servir. Esto ayudará a que la tarta se enfríe completamente y se asiente por completo.

Tarta de queso con base crujiente

Decoración y presentación

¡Ahora llega mi parte favorita! Decorar la tarta de queso y darle ese toque especial que la hará brillar en tu mesa.

Para decorar la tarta, puedes usar frutas frescas como fresas, arándanos o rodajas de kiwi. También puedes añadir un poco de mermelada de frambuesa o caramelo por encima para darle un toque dulce adicional.

Una vez que hayas decorado tu tarta, ¡es hora de presentarla! Si tienes una bonita fuente o plato para tartas, úsala para mostrar tu creación. También puedes añadir unas hojas de menta fresca alrededor de la tarta para darle un toque verde y fresco.

Recuerdo la primera vez que hice esta tarta para una reunión familiar. Todos quedaron impresionados con su aspecto y sabor. ¡Asegúrate de tomarte una foto antes de servirla para presumir de tu creación en las redes sociales!

Receta

Tarta de queso con base crujiente

Tiempo de preparación: 1 hora y 30 minutos (incluyendo enfriamiento)

Una tarta de queso cremoso y delicioso con una base crujiente de galletas, perfecta para cualquier ocasión.

Ingredientes

  • 200 g de galletas (tipo María o Digestive)
  • 100 g de mantequilla sin sal derretida
  • 500 g de queso crema (de untar o en bloques)
  • 200 g de queso rallado (mozzarella, cheddar o mezcla de quesos)
  • 3 huevos grandes
  • 150 ml de nata líquida (crema de leche)
  • 120 g de azúcar blanco
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla (opcional)

Instrucciones paso a paso

  • Precalienta el horno a 180°C y engrasa un molde desmontable de 23 cm de diámetro.
  • Tritura las galletas en un procesador de alimentos o en una bolsa con un rodillo hasta obtener un polvo fino. Mezcla las galletas trituradas con la mantequilla derretida hasta que estén bien combinadas.
  • Presiona la mezcla de galletas en el fondo del molde preparado, formando una capa uniforme y compacta. Refrigera la base de galletas durante 30 minutos para que se asiente.
  • Mientras tanto, bate los huevos y el azúcar en un bol grande hasta que estén bien combinados y ligeramente espumosos.
  • Añade el queso crema, el queso rallado y la nata líquida a la mezcla de huevos y azúcar. Mezcla suavemente hasta que todos los ingredientes estén bien incorporados.
  • Si lo deseas, añade el extracto de vainilla para dar un toque extra de sabor.
  • Vierte la mezcla de queso sobre la base de galletas fría y alisa la superficie con una espátula.
  • Hornea la tarta de queso durante 35-40 minutos, o hasta que el centro esté casi firme y los bordes estén ligeramente dorados.
  • Apaga el horno y deja la tarta dentro con la puerta ligeramente abierta durante 1 hora para que se enfríe lentamente y evitar que se agriete.
  • Transfiere la tarta a la nevera y déjala enfriar completamente (al menos 2 horas) antes de desmoldar y servir.