tartadequesosinhorno.com

Recetas paso a paso

Tarta de queso light

Esta receta de tarta de queso light es deliciosa, suave y ligera como una pluma. Con un sabor a queso fresco y una textura esponjosa, esta tarta te sorprenderá por su ligereza y sabor.

Si buscas un postre perfecto para cuidar tu línea sin renunciar al sabor, ¡no busques más!

Por qué te va a enamorar esta tarta de queso light

  • Un placer sin culpa - Imagina saborear cada bocado de una cremosa tarta de queso, ¡sin saltarte la dieta!
  • Lista en un abrir y cerrar de ojos - Olvídate de recetas complicadas; esta tarta estará en tu mesa antes de que te des cuenta.
  • Perfecta para impresionar - Tanto en una celebración especial como en una merienda improvisada, triunfarás con esta delicia ligera.

Ingredientes necesarios

Estos son los ingredientes principales que necesitarás para preparar nuestra deliciosa tarta de queso light:

  • Queso light - Utiliza queso light para mantener la receta baja en grasas. Puedes encontrarlo en cualquier supermercado.
  • Yogur natural sin azúcares añadidos - El yogur natural sin azúcares añadidos aporta cremosidad y frescura a la tarta. Asegúrate de elegir uno sin azúcares para mantener la receta lo más ligera posible.
Tarta de queso light

Pasos previos a la preparación

¡Empecemos con nuestra deliciosa tarta de queso light! Antes de ponernos manos a la obra, es importante seguir algunos pasos preliminares para garantizar que nuestra tarta quede perfecta.

  • Selección de ingredientes de calidad: Recuerdo cuando mi abuela me enseñó a elegir los mejores ingredientes para mis recetas. Ella siempre decía que "la calidad se nota en el sabor y la textura". Así que, no escatimes en comprar queso light y yogur natural sin azúcares añadidos de buena calidad. ¡Verás la diferencia!
  • Preparación del molde y precalentamiento del horno: Engrasa y enharina el molde para evitar que la tarta se pegue y se rompa al desmoldar. Además, precalienta el horno a 180°C para garantizar una cocción uniforme y evitar que la tarta se queme por fuera antes de estar hecha por dentro.

Elaboración de la base de galleta: ¡el primer paso para una tarta de queso light irresistible!

¿Te imaginas disfrutar de una tarta de queso light y deliciosa sin sentirte culpable? ¡Pues estás en el lugar correcto! Empecemos por el principio: la base de galleta. Siempre recuerdo cuando mi abuela me enseñó a preparar esta base, ¡es un truco que nunca olvidaré!

Para elaborar la base de galleta, lo primero que necesitas hacer es triturar las galletas. Puedes usar un procesador de alimentos o simplemente colocarlas en una bolsa y aplastarlas con un rodillo o un vaso. Una vez trituradas, mezcla las galletas con la mantequilla derretida hasta obtener una mezcla homogénea.

A continuación, vamos a formar la base en el molde. Para ello, extiende la mezcla de galletas y mantequilla sobre la base del molde, presionando suavemente con los dedos para que quede compacta y uniforme.

Después, horneamos la base durante unos minutos para que se dore ligeramente y quede crujiente. ¡Ya tienes lista la base de tu tarta de queso light!

Tarta de queso light

Preparación del relleno de queso light y yogur

¡Vamos a por el corazón de nuestra deliciosa tarta de queso light! Este relleno de queso light y yogur natural sin azúcares añadidos es una verdadera delicia.

Para prepararlo, reúne todos los ingredientes del relleno en un bol y mezcla hasta obtener una crema suave y homogénea. ¡Te encantará ver cómo se combinan los ingredientes para crear una textura esponjosa y ligera!

Una vez que tengas la mezcla lista, vierte el relleno sobre la base de galleta. Utiliza una espátula para extenderlo uniformemente y alisar la superficie. ¡Ya casi está listo para hornear!

Horneado y enfriado

¡Es hora de darle vida a tu tarta de queso light! Una vez que hayas vertido el relleno sobre la base de galleta, hornea la tarta en el horno precalentado a 170°C durante 40-45 minutos.

Personalmente, me encanta el momento en el que el delicioso aroma comienza a llenar la cocina. Recuerda no abrir el horno durante el primer tercio del horneado, ¡esto evitará que la tarta se agriete!

Una vez horneada, deja enfriar la tarta a temperatura ambiente durante 1 hora. Este paso es crucial para permitir que la tarta se asiente correctamente. Después, refrigérala durante al menos 3 horas, o mejor aún, toda la noche. ¡Esto hará que el relleno se asiente y adquiera una textura más cremosa!

Cuando esté lista para servir, puedes decorarla con un poco de mermelada de frambuesa o arándanos, o simplemente espolvorear un poco de canela. ¡También queda deliciosa con un poco de sirope de ágave o miel!

Receta

Tarta de queso light

Tiempo de preparación: 30 minutos + horneado y enfriado

Una deliciosa tarta de queso light para disfrutar sin remordimientos.

Ingredientes

  • 200 g de galletas tipo María
  • 75 g de mantequilla sin sal
  • 400 g de queso light
  • 250 g de yogur natural sin azúcares añadidos
  • 2 huevos
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 cucharadita de ralladura de limón
  • 50 g de edulcorante en polvo

Instrucciones paso a paso

  • Precalienta el horno a 180°C y prepara un molde desmontable de 22 cm de diámetro. Tritura las galletas en un procesador de alimentos o en una bolsa con un rodillo hasta obtener polvo de galleta. Derrite la mantequilla y mézclala con las galletas trituradas.
  • Presiona la mezcla de galleta y mantequilla en el fondo del molde y hornea durante 10 minutos. Retira del horno y deja enfriar mientras preparas el relleno.
  • En un bol, bate el queso light hasta que quede cremoso. Agrega el yogur natural, los huevos, el extracto de vainilla, la ralladura de limón y el edulcorante en polvo. Mezcla hasta obtener una crema homogénea.
  • Vierte la mezcla sobre la base de galleta y alisa la superficie. Hornea durante 30-35 minutos o hasta que la tarta esté firme y ligeramente dorada. Apaga el horno y deja la tarta en su interior durante 15-20 minutos para evitar que se agriete.
  • Retira del horno y deja enfriar completamente a temperatura ambiente antes de refrigerarla durante al menos 2 horas o preferiblemente toda la noche.