tartadequesosinhorno.com

Recetas paso a paso

Tarta de queso con frambuesa

¡Este pastel de queso con frambuesa es cremoso, delicioso y simplemente irresistible! La combinación perfecta de un queso crema suave y la acidez de las frambuesas frescas hace que este postre sea una delicia única.

Ingredientes necesarios

Para preparar esta deliciosa tarta de queso con frambuesa, necesitarás reunir estos ingredientes:

  • Base: harina, mantequilla y azúcar. ¡La mantequilla fría es la clave para una base crujiente!
  • Relleno de queso: queso crema tipo Philadelphia, huevos, nata y azúcar. Yo prefiero usar queso crema entero para un sabor más rico, pero puedes usar light si lo prefieres.
  • Cobertura de frambuesa: frambuesas frescas o congeladas y azúcar. ¡Las frambuesas congeladas también dan buen resultado!
Tarta de queso con frambuesa

Preparación de la base

¡Empecemos con la preparación de la base de nuestra tarta de queso con frambuesa! Sigue estos pasos sencillos y tendrás la base perfecta para tu deliciosa tarta.

En un bol, combina los ingredientes secos, como la harina, el azúcar y la mantequilla fría. Yo suelo usar mantequilla sin sal para controlar mejor el sabor, pero tú decides según tus preferencias.

Después, añade los ingredientes húmedos y mezcla hasta obtener una textura uniforme. ¡No te preocupes si la mezcla se pega a tus dedos, es normal!

Para terminar, presiona la mezcla en el molde y hornea durante el tiempo indicado. Verás cómo la base se dora ligeramente y queda crujiente. ¡Está listo para recibir el relleno de queso!

Elaboración del relleno de queso

¡Vamos a preparar el relleno de queso más delicioso que hayas probado nunca! Para ello, en un bol grande, bate el queso y los huevos hasta que estén bien integrados.

Recuerda que puedes utilizar tu queso favorito para darle un toque personal a la receta. En mi caso, siempre utilizo queso crema para conseguir una textura cremosa y un sabor intenso.

A continuación, añade la nata y el azúcar a la mezcla, y bate hasta obtener una mezcla homogénea y suave. Verás cómo se forma una crema esponjosa y deliciosa. ¡No te resistirás a probarla!

Por último, vierte la mezcla sobre la base horneada y alisa la superficie con una espátula. Así, conseguirás un relleno uniforme y bonito.

¡Horneemos el relleno de queso a la perfección! Recuerda que el horneado es una de las partes más importantes para conseguir una tarta de queso cremosa y deliciosa.

Yo siempre precaliento el horno a 180°C (arriba y abajo) antes de empezar a hornear la tarta. Esto garantiza una cocción uniforme y evita que el relleno se cuaje demasiado rápido.

Hornea el relleno durante 30-35 minutos, o hasta que esté ligeramente dorado y firme al tacto. ¡No te preocupes si el centro parece un poco tembloroso, es normal!

Una vez horneado, deja enfriar la tarta a temperatura ambiente y luego refrigérala durante al menos 2 horas antes de agregar la cobertura. Esto ayudará a que el relleno se asiente y sea más fácil de cortar.

Preparación de la cobertura de frambuesa

¡Prepárate para crear una cobertura de frambuesa deliciosa y fácil de hacer! Para ello, lo primero que haremos será licuar las frambuesas junto con el azúcar hasta obtener una mezcla homogénea. Personalmente, me encanta usar frambuesas frescas en temporada, ¡pero las congeladas también dan un resultado estupendo!

Una vez licuada la mezcla, la coceremos a fuego medio durante unos minutos. Mi recomendación es remover constantemente con una cuchara de madera para evitar que se pegue al fondo de la cacerola. Verás cómo la mezcla comienza a espesar y a adquirir una textura perfecta para cubrir nuestra tarta de queso.

Tarta de queso con frambuesa

Montaje final y enfriado

¡Llegó la hora de darle el toque final a nuestra deliciosa tarta de queso con frambuesa! Estoy segura de que, como a mí, te encanta ver cómo se transforma un simple relleno de queso en una obra maestra con solo añadir una cobertura de frutas.

Para el montaje final, extiende la cobertura de frambuesa sobre el relleno de queso con cuidado, utilizando una espátula o cuchara. Recuerda, ¡puedes hacer la cobertura más espesa o más delgada según tus preferencias!

Una vez que hayas cubierto el relleno de queso con la cobertura de frambuesa, es hora de enfriar la tarta en la nevera. Personalmente, suelo dejarla enfriar durante al menos unas 3 horas antes de servirla, pero si tienes prisa, ¡una hora también puede ser suficiente!

Receta

Tarta de queso con frambuesa

Tiempo de preparación: 1 hora y 30 minutos (incluido el enfriado)

Una deliciosa combinación de queso cremoso y frambuesas, ¡perfecta para deleitar a tus invitados!

Ingredientes

  • Para la base: 200 g de harina, 100 g de mantequilla fría y 50 g de azúcar
  • Para el relleno de queso: 600 g de queso crema tipo Philadelphia, 3 huevos, 200 ml de nata y 100 g de azúcar
  • Para la cobertura de frambuesa: 300 g de frambuesas frescas o congeladas y 50 g de azúcar

Instrucciones paso a paso

  • Precalienta el horno a 180°C (arriba y abajo) y prepara un molde desmontable de 22 cm de diámetro.
  • Para la base, mezcla la harina, la mantequilla fría y el azúcar en un bol hasta obtener una consistencia arenosa. Presiona la mezcla en el fondo del molde y hornea durante 15 minutos o hasta que esté ligeramente dorada.
  • Mientras tanto, para el relleno de queso, bate el queso y los huevos en un bol hasta que estén bien combinados. Agrega la nata y el azúcar y mezcla hasta obtener una textura suave.
  • Vierte el relleno sobre la base horneada y hornea durante 30-35 minutos o hasta que esté ligeramente dorado y firme al tacto.
  • Deja enfriar la tarta a temperatura ambiente y luego refrigérala durante al menos 2 horas antes de agregar la cobertura.
  • Para la cobertura de frambuesa, licúa las frambuesas con el azúcar en una licuadora o procesador de alimentos. Cocina la mezcla en una cacerola a fuego medio durante 10-15 minutos o hasta que espese.
  • Extiende la cobertura sobre el relleno de queso y refrigera la tarta durante al menos 1 hora antes de servir.

Notas:

  • Si prefieres una base más crujiente, puedes añadir 1 cucharadita de café de sal a la mezcla de la base.
  • Para una presentación más elegante, puedes decorar la tarta con algunas frambuesas frescas y hojas de menta antes de servir.
  • La tarta se puede guardar en la nevera hasta 3 días.