tartadequesosinhorno.com

Recetas paso a paso

Tarta de queso mascarpone, leche condensada y galletas

Prueba esta tarta de queso mascarpone, leche condensada y galletas, ¡una delicia cremosa y suave! Esta receta combina ingredientes únicos para crear una textura y sabor irresistibles.

Ingredientes necesarios

Para preparar esta deliciosa tarta de queso mascarpone, leche condensada y galletas, necesitarás reunir los siguientes ingredientes. ¡Te aseguro que merece la pena!

  • Mascarpone - 500 g. Yo prefiero utilizar mascarpone de calidad para obtener una textura más cremosa.
  • Leche condensada - 400 g. No te saltes este ingrediente, ¡le da un toque dulce irresistible a la tarta!
  • Galletas - 300 g. Puedes usar las galletas que más te gusten, yo suelo optar por las galletas tipo María.
  • Mantequilla - 150 g. Derrite la mantequilla para mezclarla fácilmente con las galletas.
  • Huevos - 3 unidades. Asegúrate de que los huevos estén a temperatura ambiente antes de usarlos.
  • Azúcar - 100 g. Puedes ajustar la cantidad de azúcar según tu gusto.
  • Esencia de vainilla - 1 cucharadita. La esencia de vainilla le da un toque especial a la tarta, ¡no te la pierdas!
Tarta de queso mascarpone, leche condensada y galletas

Pasos previos a la preparación

¡Vamos a dar comienzo a nuestra aventura culinaria con esta deliciosa tarta de queso mascarpone, leche condensada y galletas!

Antes de ponernos manos a la obra, quiero compartir contigo una pequeña anécdota: la primera vez que preparé esta tarta, me sorprendió lo sencillo que resultó conseguir un postre tan espectacular.

Para garantizar el éxito de tu tarta, sigue estos sencillos pasos previos.

  • Elección de los ingredientes de calidad: Asegúrate de elegir ingredientes frescos y de buena calidad. Por ejemplo, utiliza mascarpone de calidad superior para obtener una textura más cremosa y un sabor más suave. Si no encuentras mascarpone, puedes sustituirlo por queso crema, aunque la textura final será ligeramente diferente.
  • Preparación del molde y precalentamiento del horno: Engrasa ligeramente un molde desmontable de 22-24 cm de diámetro y forrá la base con papel vegetal. Esto facilitará el desmoldado de la tarta una vez esté lista. Precalienta el horno a 180ºC (350ºF) para que esté listo cuando necesites hornear la tarta.

Elaboración de la base de galleta

¡Vamos a preparar la base de nuestra deliciosa tarta de queso mascarpone! Empezaremos triturando las galletas hasta convertirlas en polvo. Si no tienes una trituradora de alimentos, ¡no te preocupes!

Puedes usar una bolsa de plástico resistente y un rodillo para aplastarlas. Es una forma divertida y terapéutica de desahogarte después de un largo día.

Una vez tengas el polvo de galletas, mézclalo con la mantequilla derretida hasta obtener una mezcla homogénea. Yo suelo usar mantequilla sin sal para controlar mejor el sabor, pero si prefieres una base más salada, ¡adelante!

A continuación, presiona la mezcla en el fondo del molde y llévalo a la nevera para que se compacte y endurezca. Esto le dará a tu tarta una base sólida y crujiente que contrastará perfectamente con el relleno cremoso.

Preparación del relleno de mascarpone y leche condensada

¡Vamos a preparar el delicioso relleno de mascarpone y leche condensada! Sigue estos pasos:

  1. En un bol grande, mezcla el mascarpone, la leche condensada, los huevos, el azúcar, y la esencia de vainilla hasta obtener una crema suave y homogénea. ¡Ojo! Asegúrate de que los huevos estén a temperatura ambiente antes de mezclarlos para evitar que el mascarpone se corte.
  2. Vierte la mezcla sobre la base de galleta y alisa la superficie con una espátula. Si quieres darle un toque extra, puedes espolvorear un poco de canela o ralladura de limón encima antes de hornearla.
Tarta de queso mascarpone, leche condensada y galletas

Horneado y enfriado

¡Llegó el momento de darle vida a tu tarta de queso mascarpone, leche condensada y galletas! Antes de hornearla, asegúrate de que el horno esté precalentado a 180ºC.

Mientras tanto, coloca la tarta en la rejilla central del horno y hornea durante 35-40 minutos. Recuerda, ¡cada horno es un mundo! Así que vigila tu tarta para evitar que se dore demasiado en la superficie.

Una vez que el relleno esté ligeramente dorado y tembloroso en el centro, ¡estará lista! Pero, ¡no la saques del horno aún! Deja que la tarta repose en el horno apagado durante 15-20 minutos con la puerta ligeramente abierta. Esto ayudará a evitar que la tarta se agriete al enfriarse.

Después de este tiempo, retira la tarta del horno y déjala enfriar completamente a temperatura ambiente. Cuando esté fría, cúbrela con film transparente y refrigérala durante al menos 4 horas o, mejor aún, ¡deja que descanse toda la noche!

Esto permitirá que el relleno se asiente y adquiera una textura perfectamente cremosa.

Receta

Tarta de queso mascarpone, leche condensada y galletas

Tiempo de preparación: 30 minutos
Tiempo de horneado: 40 minutos
Tiempo total: 1 hora 10 minutos

Ingredientes

  • 500 g de mascarpone
  • 400 g de leche condensada
  • 300 g de galletas (tipo María)
  • 150 g de mantequilla
  • 3 huevos
  • 100 g de azúcar
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla

Instrucciones paso a paso

  • Precalienta el horno a 180°C (arriba y abajo) y prepara un molde desmontable de 22 cm de diámetro, engrasándolo ligeramente.
  • Tritura las galletas en un procesador de alimentos o en una bolsa con un rodillo hasta obtener un polvo fino. Derrite la mantequilla en el microondas o en un cazo a fuego bajo.
  • Mezcla las galletas trituradas con la mantequilla derretida hasta que estén bien integradas. Presiona esta mezcla en la base del molde, formando una capa uniforme, y resérvala en la nevera.
  • En un bol grande, bate el mascarpone con la leche condensada hasta obtener una mezcla suave. Añade los huevos de uno en uno, sin dejar de batir, y luego incorpora el azúcar y la esencia de vainilla.
  • Vierte la mezcla de mascarpone sobre la base de galletas y alisa la superficie con una espátula. Hornea la tarta durante 40 minutos o hasta que la superficie esté ligeramente dorada y el centro apenas tembloroso.
  • Retira la tarta del horno y déjala enfriar a temperatura ambiente durante 1 hora. Después, refrigérala durante al menos 3 horas antes de desmoldarla y servirla.