tartadequesosinhorno.com

Recetas paso a paso

Tarta de queso asturiana

Esta tarta de queso asturiana es cremosa, suave y simplemente deliciosa! Con su impresionante textura y sabor único, ¡esta receta sencilla te transportará directamente al corazón de Asturias.

Ingredientes esenciales

Para elaborar la tarta de queso asturiana, necesitarás reunir estos ingredientes:

  • Queso fresco asturiano - Yo prefiero usar un queso fresco de cabra de la región, ¡pero tú eliges el que más te guste! Lo importante es que sea de buena calidad para obtener el mejor sabor.
  • Huevos - Los huevos medianos son perfectos para esta receta. Asegúrate de que estén a temperatura ambiente antes de empezar, así se integrarán mejor con el resto de ingredientes.
  • Azúcar - El azúcar blanquilla es la opción más común, pero si quieres reducir el contenido de azúcar, puedes probar con edulcorantes naturales como la stevia o la xilitol.
Tarta de queso asturiana

Pasos previos a la elaboración

¡Empecemos nuestra aventura culinaria con la tarta de queso asturiana! Antes de ponernos manos a la obra, es fundamental elegir el queso ideal y conocer algunos secretos para conseguir una textura perfecta.

Recuerdo mi primer viaje a Asturias, donde tuve el placer de probar esta delicia en una pequeña quesería familiar. Desde entonces, me enamoré de su sabor y textura únicas.

Para obtener el mejor resultado, selecciona un queso fresco de alta calidad, preferiblemente de cabra. Su sabor y textura harán que tu tarta sea realmente auténtica.

A continuación, te comparto algunos consejos para conseguir una textura perfecta:

  • Elección del queso adecuado para la receta: escoge un queso fresco de cabra o vaca, dependiendo de tus preferencias.
  • Consejos para obtener la textura perfecta: asegúrate de que los ingredientes estén a temperatura ambiente antes de mezclarlos, y bate suavemente para evitar incorporar demasiado aire.

¡Estás a punto de crear una tarta de queso asturiana que dejará a tus invitados boquiabiertos!

¡Preparando la base de galleta perfecta!

Para la base de nuestra deliciosa tarta de queso asturiana, vamos a hacer una base de galleta que querrás repetir en todas tus recetas. Sigue estos pasos y consejos para conseguir una base de galleta perfecta:

  1. Tritura las galletas hasta conseguir un polvo fino. Yo suelo usar galletas María, pero si quieres darle un toque diferente, ¡prueba con galletas de chocolate o digestive!
  2. Agrega la mantequilla derretida y mezcla bien hasta obtener una pasta homogénea. Recuerda que la mantequilla debe estar derretida pero no demasiado caliente para evitar que se derrita la galleta.
  3. Forra el molde con la mezcla de galleta, presionando bien para crear una base uniforme. Este paso es importante para que la tarta quede bonita y estable.
  4. Hornea la base de galleta a 180ºC durante 10 minutos o hasta que esté dorada y crujiente. ¡No te olvides de vigilarla para que no se queme!

Preparación del relleno

¡El relleno de nuestra tarta de queso asturiana es una delicia cremosa y sedosa que te encantará! Recuerdo la primera vez que lo probé en una pequeña pastelería de Asturias; fue amor a primera cucharada. Para prepararlo, sigue estos pasos:

  1. Mezcla el queso fresco asturiano, los huevos y el azúcar hasta obtener una textura homogénea. Personalmente, prefiero usar un queso fresco de cabra de la región, ¡pero tú eliges el que más te guste! Lo importante es que sea de buena calidad para obtener el mejor sabor.
  2. Bate la mezcla durante unos minutos hasta que quede suave y sin grumos. Mi consejo: utiliza una batidora eléctrica para asegurarte de que la mezcla queda perfectamente suave.

Si quieres reducir el contenido de azúcar, puedes probar con edulcorantes naturales como la stevia o la xilitol.

Tarta de queso asturiana

Horneado y enfriado

¡Ahora que tienes la base y el relleno preparados, estás a un paso de disfrutar de tu tarta de queso asturiana! Pero antes, necesitas hornearla a la perfección. Precalienta el horno a 180 grados centígrados (¡no olvides esto!).

Hornea la tarta durante 40-45 minutos, o hasta que veas que el relleno está firme y tiene un ligero tono dorado en los bordes.

Recuerdo mi primer intento de hacer una tarta de queso asturiana, ¡horneé la tarta a una temperatura demasiado alta y el resultado fue un relleno aguado y una base quemada! Aprendí la lección y desde entonces siempre sigo este consejo: hornear a una temperatura moderada y observar el relleno hasta que alcance la consistencia deseada.

Una vez que la tarta esté horneada, no te apresures en desmoldarla. Deja que la tarta se enfríe dentro del horno apagado durante 10-15 minutos. Después, desmolda la tarta con cuidado y refrigérala durante al menos 4 horas antes de servirla.

Esta última parte es importante, ya que el enfriamiento ayudará a que el relleno se asiente y tome una consistencia cremosa y deliciosa.

Receta

Tarta de queso asturiana

Tiempo de preparación: 1 hora y 30 minutos (incluyendo enfriamiento)

Una deliciosa tarta de queso asturiana con una base crujiente de galleta y un relleno suave y cremoso.

Ingredientes

  • 200 g de galletas María
  • 100 g de mantequilla sin sal
  • 500 g de queso fresco asturiano
  • 4 huevos medianos
  • 150 g de azúcar
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 pizca de sal

Instrucciones paso a paso

  • Precalienta el horno a 180°C (arriba y abajo) y prepara un molde desmontable de 22 cm de diámetro, engrasándolo ligeramente.
  • Tritura las galletas en un procesador de alimentos hasta obtener un polvo fino. Derrite la mantequilla y mezcla con las galletas trituradas hasta que estén bien integradas.
  • Vierte la mezcla de galletas en el molde, presionando firmemente para formar una base uniforme. Hornea durante 10 minutos y reserva.
  • Mientras tanto, bate el queso fresco con el azúcar hasta obtener una mezcla suave y cremosa. Añade los huevos uno a uno, sin dejar de batir, y luego incorpora la vainilla y la sal.
  • Vierte la mezcla de queso sobre la base de galletas horneada y alisa la superficie con una espátula.
  • Hornea la tarta durante 40-45 minutos, o hasta que el centro esté ligeramente tembloroso. Apaga el horno y deja la tarta enfriar dentro durante 1 hora con la puerta ligeramente abierta.
  • Retira la tarta del horno y deja que se enfríe completamente a temperatura ambiente antes de desmoldar. Refrigera durante al menos 2 horas antes de servir.