tartadequesosinhorno.com

Recetas paso a paso

Tarta de queso con yogur griego sin horno

Una delicia cremosa y refrescante, la tarta de queso con yogur griego sin horno es el postre ideal para esos momentos en que buscas algo dulce y no quieres complicarte. Su textura sedosa y el sutil contraste que aporta el yogur griego, convierten a esta tarta en una opción irresistible.

Si eres un apasionado de las tartas de queso, esta versión sin horno con yogur griego te conquistará. ¿No te tienta la idea de disfrutar de un postre exquisito sin tener que prender el horno?

Y para que tu experiencia gastronómica sea completa, te sugerimos acompañarla con un esponjoso bizcocho de naranja y yogur al despertar, seguir con una auténtica paella valenciana al mediodía y culminar con unas sabrosas almejas a la plancha antes de la cena.

Descubre el placer de elaborar esta tarta de queso sin horno con nuestra guía detallada y deja que tus comensales se deleiten con un postre que es puro sabor y frescura. ¿Quién necesita horno cuando se tiene una receta así de perfecta?

Por qué te encantará esta receta

  • Facilidad sorprendente - Te olvidarás de complicadas técnicas pasteleras. Esta tarta no requiere más que mezclar y refrigerar.
  • Textura única - El yogur griego aporta una cremosidad y un sabor que te transportarán directamente a las islas helénicas.
  • Ideal para improvisar - ¿Visita inesperada? En poco tiempo podrás tener un postre de lujo sin salir de casa.

Ingredientes necesarios

Para preparar esta deliciosa tarta, necesitarás los siguientes ingredientes principales: queso crema, yogur griego, galletas y mermelada. Yo prefiero usar queso crema de untar para obtener una textura más suave, pero puedes usar el que más te guste.

En cuanto al yogur griego, opta por uno sin azúcar añadido para controlar mejor el dulzor de la tarta.

Tarta de queso con yogur griego sin horno

Preparación de la base de galleta

¡Comencemos con la base de nuestra deliciosa tarta de queso con yogur griego sin horno! ¿Sabías que esta base de galleta es mi favorita? Es muy fácil de preparar y le da a la tarta una textura crujiente que combina perfectamente con el relleno cremoso.

Lo primero que necesitas hacer es triturar las galletas hasta obtener un polvo fino. Puedes usar un procesador de alimentos o simplemente meter las galletas en una bolsa y aplastarlas con un rodillo. Luego, mezcla el polvo de galletas con la mantequilla derretida hasta que esté bien integrado.

Una vez que tengas la mezcla lista, viértela en un molde desmontable y presiona firmemente para formar la base.

Asegúrate de que la superficie esté bien compactada para que la tarta no se desmorone al cortarla. ¡Y no te preocupes si no tienes un molde desmontable! Puedes usar cualquier molde que tengas en casa, incluso un plato hondo.

Por último, refrigera la base durante al menos 30 minutos para que se endurezca y sea más fácil de manipular. Si estás en un apuro, también puedes ponerla en el congelador durante 15 minutos. ¡Y ya está! Tu base de galleta está lista para recibir el delicioso relleno de queso y yogur.

Preparación del delicioso relleno de queso y yogur

¡Vamos a preparar el mejor relleno de queso y yogur griego que hayas probado nunca! Es muy fácil de hacer y solo necesitas unos pocos ingredientes.

Lo primero que tienes que hacer es mezclar el queso crema con el yogur griego hasta obtener una crema homogénea. Yo suelo usar una batidora eléctrica para asegurarme de que no quedan grumos, pero puedes hacerlo a mano si lo prefieres.

Una vez que tengas la crema lista, añade el azúcar glass y la vainilla y mezcla bien. Si quieres darle un toque especial, puedes añadir un poco de ralladura de limón o de naranja. ¡Queda delicioso!

Ya solo queda verter la crema sobre la base de galleta y alisar la superficie. ¡Y listo! Ya tienes el relleno de tu tarta de queso con yogur griego sin horno.

Tarta de queso con yogur griego sin horno

¡Decoración y enfriado para tu tarta de queso con yogur griego!

¡Ya casi has terminado tu deliciosa tarta de queso con yogur griego sin horno! Solo queda la parte más divertida: la decoración.

Yo soy una gran fan de las mermeladas caseras, así que siempre trato de usar una mermelada de frambuesa hecha en casa para mi tarta.

Pero si no tienes tiempo o no te apetece hacerla tú misma, no te preocupes, una mermelada de buena calidad del supermercado también funcionará perfectamente.

  • Extiende la mermelada sobre el relleno: Para decorar tu tarta, simplemente extiende una capa fina y uniforme de mermelada sobre el relleno de queso y yogur. Si la mermelada está demasiado espesa, puedes calentarla un poco en el microondas o en un cazo a fuego lento hasta que esté más líquida y fácil de extender.

  • Decora al gusto: Una vez que hayas extendido la mermelada, puedes decorar tu tarta al gusto. Yo suelo usar frutos rojos frescos, como fresas, frambuesas o arándanos, pero también puedes usar hojas de menta, coco rallado o incluso chocolate rallado. ¡Deja volar tu creatividad!

  • Enfría y conserva tu tarta: Después de decorar tu tarta, refrigérala durante al menos 2 horas o hasta que esté firme. Esto ayudará a que la tarta se asiente y sea más fácil de cortar. Si tienes ganas de probarla antes de que esté completamente fría, no te preocupes, también está deliciosa cuando está un poco más blanda.

    Para conservar tu tarta, simplemente cúbrela con film transparente o métela en un recipiente hermético y guárdala en el frigorífico. De esta manera, podrás disfrutar de tu tarta de queso con yogur griego sin horno durante varios días.

Receta

Tarta de queso con yogur griego sin horno

Tiempo de preparación: 20 minutos + enfriado

Una tarta de queso cremosa y deliciosa con yogur griego, lista en pocos minutos y sin necesidad de encender el horno.

Ingredientes

  • 200 g de galletas tipo María
  • 100 g de mantequilla sin sal
  • 300 g de queso crema
  • 200 g de yogur griego natural
  • 100 g de azúcar glas
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 125 g de mermelada de frambuesa

Instrucciones paso a paso

  • Tritura las galletas en un procesador de alimentos o en una bolsa con un rodillo hasta obtener un polvo fino. Derrite la mantequilla y mézclala con las galletas trituradas.
  • Vierte la mezcla de galletas en un molde desmontable de 20 cm de diámetro y presiona firmemente para formar la base. Refrigera durante 30 minutos para que se compacte.
  • En un bol, mezcla el queso crema, el yogur griego, el azúcar glas y el extracto de vainilla hasta obtener una crema homogénea. Vierte esta mezcla sobre la base de galletas y alisa la superficie.
  • Calienta la mermelada en el microondas durante 20-30 segundos o en un cazo a fuego lento hasta que esté más líquida. Extiéndela sobre el relleno de queso y yogur con una espátula.
  • Refrigera la tarta durante al menos 2 horas o hasta que esté firme. Decora con frutos rojos frescos o hojas de menta antes de servir.

Notas:

  • Puedes utilizar otras mermeladas o conservas de frutas al gusto, como mermelada de fresa, mermelada de arándanos o mermelada de naranja.
  • Para una versión más ligera, puedes utilizar queso crema light y yogur griego 0% de grasa.
  • Guárdala en el frigorífico hasta 3 días en un recipiente hermético o envuélvela en film transparente.