tartadequesosinhorno.com

Recetas paso a paso

Tarta de queso sin gluten

¡Prepara esta deliciosa tarta de queso sin gluten en solo unos minutos! Con una base de almendras y un relleno cremoso y suave, esta tarta es perfecta para los amantes del queso. Además, su sabor único y delicioso te sorprenderá.

Ingredientes necesarios

Para preparar esta deliciosa tarta de queso sin gluten, necesitarás reunir los siguientes ingredientes. ¡Te aseguro que merecerá la pena!

  • Base sin gluten: busca unas galletas sin gluten que te gusten y tritúralas junto con un poco de mantequilla derretida. Yo suelo usar galletas de arroz, ¡pero tú eliges!
  • Relleno cremoso: el queso crema es la estrella del espectáculo, así que no escatimes. Mézclalo con azúcar, huevos, extracto de vainilla y maicena hasta obtener una textura suave y cremosa. ¡Ojo! No te saltes la maicena, es clave para que el relleno cuaje bien.
Tarta de queso sin gluten

Preparación de la base sin gluten

¡Vamos a empezar con la base de tu tarta de queso sin gluten! Es muy fácil de hacer y solo necesitas dos ingredientes: galletas sin gluten y mantequilla derretida.

Yo suelo usar galletas de arroz, pero tú puedes elegir las que más te gusten. Lo importante es que sean sin gluten, así que asegúrate de leer bien la etiqueta antes de comprarlas.

Una vez que tengas las galletas, tritúralas en un procesador de alimentos hasta que queden bien molidas. Si no tienes un procesador de alimentos, también puedes meterlas en una bolsa de plástico y aplastarlas con un rodillo o un vaso.

A continuación, mezcla las galletas trituradas con la mantequilla derretida hasta que quede una masa homogénea. ¡Ojo! No te pases con la mantequilla, solo necesitas lo suficiente para que las galletas se peguen entre sí.

Una vez que tengas la masa lista, échala en un molde para tartas y aplástala con los dedos hasta que quede bien distribuida y compacta. ¡Y ya está! La base de tu tarta de queso sin gluten está lista para el horno.

Mi consejo es que la hornees durante unos 10 minutos a 180 grados para que se dore un poco y quede más crujiente. Pero si prefieres una base más blanda, puedes saltarte este paso.

¡Y ya tienes la base de tu tarta de queso sin gluten lista para el relleno!

Elaboración del relleno cremoso

¡Ahora vamos a por el relleno de tu tarta de queso sin gluten! Este paso es crucial para conseguir una textura suave y cremosa.

Empieza por batir el queso crema hasta que quede esponjoso. A mí me gusta usar una batidora eléctrica para asegurarme de que está bien batido, pero puedes hacerlo a mano si lo prefieres.

A continuación, añade el azúcar glas y la maicena, y bate hasta que estén bien incorporados. Estos ingredientes ayudarán a espesar el relleno y a evitar que se agriete.

Por último, añade los huevos uno a uno, batiendo después de cada adición. Esto ayudará a airear el relleno y a conseguir una textura ligera y esponjosa.

Una vez que hayas añadido todos los ingredientes, bate la mezcla durante unos minutos más hasta que quede suave y cremosa. ¡Y ya tienes el relleno listo para verterlo sobre la base de galletas sin gluten!

Horneado y enfriado

¡Ya estás en la recta final de tu tarta de queso sin gluten! Una vez que hayas preparado el relleno y lo hayas vertido sobre la base de galletas sin gluten, es hora de hornear la tarta.

Precalienta el horno a 180°C y hornea la tarta durante 35-40 minutos, o hasta que el centro esté casi firme y los bordes estén ligeramente dorados.

Mientras se hornea tu tarta, puedes preparar la decoración y la presentación. ¡Yo siempre disfruto mucho de este paso!

Una vez que la tarta esté horneada, retira del horno y deja enfriar a temperatura ambiente durante 30 minutos. Después, refrigera durante al menos 2 horas antes de desmoldar y servir. Esto ayudará a que el relleno se asiente y la tarta sea más fácil de cortar.

¡Y recuerda! Si quieres darle un toque especial a tu tarta, puedes decorarla con frutas frescas, nata montada o helado sin gluten. ¡Elige la opción que más te guste!

Tarta de queso sin gluten

Decoración y presentación

¡Ahora que has conseguido una deliciosa tarta de queso sin gluten, es hora de darle un toque especial y sacar tu vena artística! Yo siempre disfruto mucho decorando mis postres, ¡es mi momento de relax en la cocina!

Una de mis opciones favoritas para decorar la tarta de queso sin gluten son las frutas frescas. Las fresas, los arándanos y los kiwis le dan un toque de color y sabor increíble.

También puedes espolvorearla con coco rallado o virutas de chocolate. Si prefieres algo más sencillo, simplemente añade un poco de mermelada de frambuesa o miel por encima. ¡Elige la opción que más te guste!

Para la presentación, te recomendamos utilizar un plato o una fuente bonita. También puedes acompañar la tarta con un poco de nata montada o helado sin gluten. ¡Disfruta de tu tarta de queso sin gluten con estilo!

Por cierto, si tienes invitados en casa, ¡no dudes en presumir de tu tarta de queso sin gluten! Seguro que les encantará y te pedirán la receta.

Receta

Tarta de queso sin gluten

Tiempo de preparación: 30 minutos
Tiempo de horneado: 45 minutos
Tiempo total: 1 hora 15 minutos

Ingredientes

  • Base sin gluten:
    200 g de galletas sin gluten
    100 g de mantequilla sin gluten
  • Relleno cremoso:
    500 g de queso crema
    100 g de azúcar
    2 huevos
    1 cucharadita de extracto de vainilla
    30 g de maicena

Instrucciones paso a paso

  • Precalienta el horno a 180°C. Engrasa un molde desmontable de 23 cm y reserva.
  • Para la base sin gluten, tritura las galletas sin gluten en un procesador de alimentos hasta obtener un polvo fino. A continuación, añade la mantequilla derretida y mezcla hasta que se integren bien.
  • Vierte la mezcla de la base en el molde preparado y presiona firmemente para crear una base uniforme. Hornea durante 10 minutos y deja enfriar.
  • Para el relleno cremoso, mezcla el queso crema y el azúcar en un bol hasta que estén bien combinados. Añade los huevos de uno en uno, batiendo después de cada adición.
  • Incorpora el extracto de vainilla y la maicena, mezclando hasta obtener una textura suave y cremosa.
  • Vierte el relleno sobre la base de galleta horneada y alisa la superficie con una espátula.
  • Hornea la tarta durante 35-40 minutos, o hasta que el centro esté casi firme y los bordes estén ligeramente dorados.
  • Retira la tarta del horno y deja enfriar a temperatura ambiente durante 30 minutos. Después, refrigera durante al menos 2 horas antes de desmoldar y servir.