tartadequesosinhorno.com

Recetas paso a paso

Tarta de queso mascarpone y filadelfia

Esta tarta de queso mascarpone y filadelfia es suave, cremosa y deliciosamente irresistible! Con una base crujiente y un relleno sedoso, ¡esta tarta es una delicia que encantará a todo el mundo! Además, es muy fácil de preparar y perfecta para cualquier ocasión.

Ingredientes necesarios

Para preparar esta deliciosa tarta de queso mascarpone y filadelfia, necesitarás reunir unos cuantos ingredientes clave.

Empezamos con el queso mascarpone, ese queso italiano cremoso que es la base de nuestra tarta. Personalmente, me encanta usar mascarpone de buena calidad, pero si no tienes a mano, puedes sustituirlo por queso crema.

A continuación, necesitarás queso filadelfia, que combina perfectamente con el mascarpone para crear un relleno suave y delicioso. Si quieres darle un toque extra de sabor, puedes usar queso filadelfia con hierbas.

Para la base de nuestra tarta, utilizaremos galletas trituradas. Puedes usar las galletas que prefieras, pero yo suelo usar galletas digestive o galletas de mantequilla. La mantequilla derretida ayudará a unir las galletas trituradas y crear una base sólida.

Añadiremos un poco de azúcar a la base de galleta para darle un toque dulce. Si quieres reducir la cantidad de azúcar, puedes sustituirla por edulcorante.

Por último, necesitaremos huevos y vainilla. Los huevos ayudarán a espesar el relleno y darle una textura suave, mientras que la vainilla añade un sutil toque de sabor a nuestra tarta. Si no tienes vainilla a mano, puedes sustituirla por extracto de limón o simplemente omitirla.

Tarta de queso mascarpone y filadelfia

Preparación de la base de galleta

¡Vamos a empezar con la base de nuestra deliciosa tarta de queso mascarpone y filadelfia! Es muy fácil de preparar y solo necesitas dos ingredientes: galletas y mantequilla.

Yo suelo usar galletas digestive, pero puedes usar las que más te gusten.Simplemente tritúralas hasta que queden bien molidas y mézclalas con la mantequilla derretida. Verás que la mezcla queda como arena húmeda.

A continuación, vierte la mezcla en el molde y aplástala con cuidado para formar la base. Yo suelo usar el fondo de un vaso para hacerlo. Después, métela en el frigorífico y déjala enfriar hasta que esté firme. ¡Así de fácil!

¡Preparando el delicioso relleno de queso!

¡Este relleno de queso mascarpone y filadelfia es tan cremoso y suave que te enamorará al instante! Cuando lo hago en casa, siempre me recuerda a esos postres caseros que mi abuela solía preparar.

Para empezar, vamos a mezclar los ingredientes del relleno en un bol grande. Asegúrate de que el queso mascarpone y el queso filadelfia estén a temperatura ambiente antes de comenzar, así se integrarán mejor con el resto de los ingredientes.

Añade el azúcar glas, los huevos ligeramente batidos y la vainilla al bol. Mezcla todo hasta obtener una crema homogénea y suave. Si notas que el relleno está un poco espeso, puedes añadir un chorrito de leche para suavizarlo.

Una vez que tengas la crema lista, vierte el relleno sobre la base de galleta que preparamos anteriormente. Utiliza una espátula para alisar la superficie y asegurarte de que el relleno quede distribuido uniformemente.

Horneado y enfriado: El secreto de una tarta perfecta

¡El momento de la verdad ha llegado! Es hora de hornear nuestra deliciosa tarta de queso mascarpone y filadelfia. Pero, ¡ojo! No te despistes, porque el horneado y el enfriamiento son pasos cruciales para conseguir una tarta perfecta.

Antes de nada, precalienta el horno a 180°C y asegúrate de que la bandeja esté en la parte media del horno. Esto te asegurará una cocción uniforme y evitará que la tarta se queme por los bordes.

Una vez que hayas vertido el relleno sobre la base de galleta, hornea la tarta durante 35-40 minutos. Yo suelo empezar a vigilarla a partir de los 30 minutos para evitar que se pase. Cuando esté lista, el centro de la tarta debe estar firme pero aún un poco tembloroso. ¡Ese es el punto perfecto!

Tarta de queso mascarpone y filadelfia

Ahora viene lo más difícil: ¡esperar a que se enfríe! Sé que estás deseando probarla, pero debes tener paciencia. Deja la tarta en el molde durante 1 hora, luego refrigérala durante al menos 3 horas antes de desmoldarla. Esto ayudará a que la tarta se asiente y evitará que se agriete al desmoldarla.

Recuerdo la primera vez que hice esta tarta: estaba tan ansiosa por probarla que no la dejé enfriar lo suficiente. ¡Menudo desastre! La tarta se desmoronó al desmoldarla y no quedó tan bonita como esperaba. Así que, ¡aprende de mis errores y sé paciente!

Receta

Tarta de queso mascarpone y filadelfia

Tiempo de preparación: 30 minutos + 1 hora de horneado y enfriado

Una tarta de queso cremosa y deliciosa con una base crujiente de galleta. ¡Perfecta para los amantes de los postres!

Ingredientes

  • 200 g de galletas digestive o galletas de mantequilla
  • 80 g de mantequilla sin sal, derretida
  • 1 cucharada (12 g) de azúcar
  • 250 g de queso mascarpone
  • 250 g de queso filadelfia
  • 100 g de azúcar glas
  • 2 huevos, ligeramente batidos
  • 1 cucharadita (5 ml) de extracto de vainilla

Instrucciones paso a paso

  • Precalienta el horno a 170°C y forra el fondo de un molde desmontable de 20 cm con papel de hornear.
  • Tritura las galletas en un procesador de alimentos hasta obtener un polvo fino. Añade la mantequilla derretida y el azúcar, y mezcla hasta que esté bien combinado.
  • Vierte la mezcla de galletas en el molde y presiona firmemente para formar una base uniforme. Refrigera durante 15 minutos para que se asiente.
  • Mientras tanto, en un bol grande, mezcla el queso mascarpone, el queso filadelfia y el azúcar glas hasta que estén bien combinados y suaves.
  • Agrega los huevos ligeramente batidos y el extracto de vainilla a la mezcla de queso, y bate suavemente hasta que estén bien incorporados.
  • Vierte la mezcla de queso sobre la base de galletas y alisa la superficie con una espátula.
  • Hornea la tarta durante 40-45 minutos, o hasta que el centro esté ligeramente tembloroso. Retira del horno y deja enfriar a temperatura ambiente durante 30 minutos antes de refrigerar durante al menos 1 hora antes de servir.

Notas:

  • Si la superficie de la tarta se dora demasiado rápido, cubre con papel de aluminio durante los últimos 15-20 minutos de horneado.
  • Puedes decorar la tarta con frutas frescas, mermelada o nata montada antes de servir.
  • La tarta se puede guardar en el frigorífico hasta 3 días en un recipiente hermético.