tartadequesosinhorno.com

Recetas paso a paso

Tarta de queso sin lactosa

Esta tarta de queso sin lactosa es suave y cremosa, con un sabor delicioso y una textura sedosa. Con solo unos ingredientes sencillos y unas pocas pasos, podrás disfrutar de esta deliciosa tarta en cualquier momento. ¡Perfecta para impresionar a tus invitados en una cena o para disfrutar en una tarde de relax!

Ingredientes necesarios

Para preparar esta deliciosa tarta de queso sin lactosa, necesitarás reunir los siguientes ingredientes:

  • Queso crema sin lactosa - Lo encontrarás en la mayoría de supermercados, pero si no, puedes usar queso de cabra o de oveja sin lactosa. ¡A mí me encanta el sabor que le da al queso crema!
  • Requesón sin lactosa - También conocido como queso cottage, puedes sustituirlo por yogur griego sin lactosa si lo prefieres. Yo prefiero el requesón porque le da una textura más suave a la tarta.
  • Nata sin lactosa - Utiliza nata espesa sin lactosa para obtener una textura cremosa y suave. Si no encuentras nata espesa, puedes usar nata líquida, pero ten en cuenta que la tarta tendrá una textura más ligera.
  • Huevos - Los huevos ayudan a ligar los ingredientes y a dar consistencia a la tarta. Utiliza huevos frescos para obtener mejores resultados.
  • Azúcar - Utiliza azúcar blanco o moreno, según tu preferencia. Yo prefiero el azúcar moreno porque le da un sabor más caramelizado a la tarta.
  • Extracto de vainilla - Aporta un sabor dulce y aromático a la tarta. Si no tienes extracto de vainilla, puedes usar una vaina de vainilla y raspar la pulpa.
  • Galletas sin lactosa - Utiliza galletas tipo María o Digestive sin lactosa para la base de la tarta. Si no encuentras galletas sin lactosa, puedes hacerlas tú mismo en casa.
  • Mantequilla sin lactosa - Derrite la mantequilla y mézclala con las galletas trituradas para formar la base. Si no tienes mantequilla sin lactosa, puedes usar aceite de oliva o margarina.
Tarta de queso sin lactosa

Pasos previos a la preparación

¡Antes de empezar a preparar nuestra deliciosa tarta de queso sin lactosa, hay algunos pasos fundamentales que no debemos olvidar! Como una apasionada de la cocina, me encanta compartir contigo estos consejos para garantizar que tu tarta quede perfecta.

Primero, selecciona ingredientes de calidad. Recuerdo la primera vez que hice esta tarta, utilizé ingredientes sin lactosa de mala calidad y el sabor no era el mismo. Asegúrate de elegir quesos sin lactosa cremosos y una nata sin lactosa espesa para obtener una textura suave y sedosa.

A continuación, prepara el molde y precalienta el horno. Engrasa ligeramente el molde con mantequilla sin lactosa o utiliza papel de hornear para evitar que la tarta se pegue. Precalienta el horno a 180°C (arriba y abajo) para que esté listo cuando tengas la mezcla preparada.

Cómo preparar la base de galleta para la tarta de queso sin lactosa

¡Vamos a empezar con la base de galleta para nuestra deliciosa tarta de queso sin lactosa! Es muy fácil de preparar y solo te llevará unos minutos. Lo mejor de todo es que no necesitas hornear las galletas, solo tienes que triturarlas y mezclarlas con mantequilla sin lactosa.

Yo suelo usar galletas tipo María o Digestive sin lactosa, pero si no encuentras ninguna de estas opciones, ¡no te preocupes! Puedes hacer tus propias galletas en casa o usar cualquier otra galleta que te guste. Lo importante es que las tritures bien hasta obtener una consistencia similar a la arena.

Una vez que tengas las galletas trituradas, derrite la mantequilla sin lactosa y mézclala con las galletas. Me encanta usar mantequilla sin lactosa porque le da un sabor rico y cremoso a la base de galleta, pero si no tienes mantequilla a mano, puedes usar aceite de oliva o margarina. ¡Solo asegúrate de que esté derretida antes de mezclarla con las galletas!

Cuando tengas la mezcla de galletas y mantequilla, vierte la mezcla en el molde y presiónala con la parte de atrás de una cuchara o con las manos. ¡Asegúrate de que la base esté bien compacta para que no se desmorone cuando cortes la tarta!

Por último, hornea la base de galleta en el horno precalentado durante unos minutos para que se dore ligeramente. ¡Esto le dará un sabor tostado y crujiente a la base de la tarta!

Preparación del riquísimo relleno de queso sin lactosa

¡Es hora de preparar el relleno estrella de nuestra tarta de queso sin lactosa! Este paso es crucial para lograr una textura suave y un sabor delicioso. Te recomiendo que uses ingredientes de calidad, ya que harán una gran diferencia en el resultado final.

Empecemos mezclando el queso crema sin lactosa con el requesón sin lactosa hasta obtener una crema homogénea. Si no encuentras queso crema sin lactosa, puedes usar queso de cabra o de oveja sin lactosa. Personalmente, prefiero el queso crema porque le da una textura más cremosa y un sabor más suave a la tarta.

A continuación, añade la nata espesa sin lactosa y mezcla bien. Si no tienes nata espesa, puedes usar nata líquida, pero recuerda que la textura de la tarta será más ligera. Yo siempre prefiero usar nata espesa porque le da una textura más densa y cremosa al relleno.

Ahora es el momento de añadir el azúcar, el extracto de vainilla y los huevos. Mezcla todo bien hasta que los ingredientes estén perfectamente integrados. ¡No te olvides de probar la mezcla antes de verterla sobre la base de galleta! Así podrás ajustar el sabor a tu gusto.

Una vez que tengas la mezcla lista, vierte el relleno sobre la base de galleta y alísalo con una espátula. ¡Ya solo queda hornear la tarta y dejarla enfriar antes de disfrutar de su delicioso sabor!

Tarta de queso sin lactosa

Horneado y enfriado

¡Ya estás muy cerca de disfrutar de tu deliciosa tarta de queso sin lactosa! Una vez que hayas vertido el riquísimo relleno sobre la base de galleta y alisado la superficie, es hora de hornear la tarta. Precalienta el horno a 180°C (arriba y abajo) y hornea la tarta durante 40-45 minutos o hasta que esté ligeramente dorada y firme al tacto.

Recuerdo la primera vez que horneé esta tarta, ¡estaba tan emocionada por probarla! Sigue estos pasos y estarás orgulloso de tu creación.

Cuando la tarta esté lista, apaga el horno y deja la tarta en el horno con la puerta entreabierta durante 30 minutos. Esto ayudará a evitar que se agriete, un truco que aprendí después de algunos intentos fallidos.

Luego, sácala del horno y deja enfriar completamente a temperatura ambiente antes de refrigerarla durante al menos 2 horas o hasta que esté bien fría. ¡Este paso es crucial para lograr una textura perfecta!

Receta

Tarta de queso sin lactosa

Tiempo de preparación: 1 hora y 30 minutos (incluyendo enfriado)

Una deliciosa tarta de queso sin lactosa, perfecta para aquellos que son intolerantes a la lactosa o simplemente quieren disfrutar de una opción más ligera.

Ingredientes

  • 200 g de galletas sin lactosa
  • 100 g de mantequilla sin lactosa
  • 500 g de queso crema sin lactosa
  • 250 g de requesón sin lactosa
  • 250 ml de nata sin lactosa
  • 3 huevos
  • 150 g de azúcar moreno
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

Instrucciones paso a paso

  • Precalienta el horno a 180°C (arriba y abajo) y prepara un molde desmontable de 22 cm de diámetro, engrasándolo ligeramente con mantequilla sin lactosa.
  • Tritura las galletas sin lactosa en un procesador de alimentos o en una bolsa con un rodillo hasta obtener un polvo fino. Derrite la mantequilla sin lactosa y mézclala con las galletas trituradas.
  • Vierte la mezcla de galletas y mantequilla en el molde preparado y presiona firmemente para formar la base. Hornea durante 10 minutos y deja enfriar mientras preparas el relleno.
  • En un bol grande, mezcla el queso crema sin lactosa, el requesón sin lactosa, la nata sin lactosa, los huevos, el azúcar moreno y el extracto de vainilla hasta obtener una crema homogénea.
  • Vierte la mezcla sobre la base de galleta y alisa la superficie con una espátula.
  • Hornea durante 40-45 minutos o hasta que la tarta esté ligeramente dorada y firme al tacto. Apaga el horno y deja la tarta en el horno con la puerta entreabierta durante 30 minutos para evitar que se agriete.
  • Saca la tarta del horno y deja enfriar completamente a temperatura ambiente antes de refrigerarla durante al menos 2 horas o hasta que esté bien fría.