tartadequesosinhorno.com

Recetas paso a paso

Tarta de queso de cabra

Esta tarta de queso de cabra es deliciosa, cremosa y suave como la seda. ¡Es perfecta para una comida especial o para impresionar a tus invitados en una cena! Además, es sencilla de preparar y está lista en solo unos minutos.

Ingredientes necesarios

Para preparar esta deliciosa tarta de queso de cabra, ¡necesitarás reunir estos ingredientes!

  • Galletas - Yo suelo usar un paquete de galletas tipo María, pero puedes experimentar con otras variedades. Lo importante es que sean crujientes y se desmigajen bien.
  • Mantequilla - La mantequilla derretida es clave para compactar las galletas y formar una base sólida. Si quieres reducir la cantidad de mantequilla, puedes probar con aceite de oliva, aunque la textura puede variar un poco.
  • Queso de cabra - Utiliza un queso de cabra cremoso para el relleno. Yo prefiero comprarlo en un buen quesería, pero si no tienes una cerca, también puedes encontrar opciones decentes en el supermercado.
  • Nata para montar - La nata montada le dará una textura ligera y esponjosa al relleno. Asegúrate de usar nata con un mínimo de 35% de materia grasa para obtener los mejores resultados.
  • Huevos - Los huevos ayudarán a espesar el relleno y a que se cuaje durante el horneado. Si tienes dudas sobre la frescura de los huevos, puedes hacer la prueba del flotador: un huevo fresco se hundirá en un vaso de agua, mientras que uno menos fresco flotará.
  • Azúcar - El azúcar añadirá dulzor al relleno y ayudará a equilibrar el sabor del queso de cabra. Si prefieres un relleno menos dulce, puedes reducir la cantidad de azúcar a tu gusto.
  • Ralladura de limón - La ralladura de limón le dará un toque de frescor y sabor a la tarta. Asegúrate de solo rallar la parte amarilla de la cáscara, ya que la parte blanca puede resultar amarga.
Tarta de queso de cabra

Preparación de la base

¡Comencemos con la base de nuestra deliciosa tarta de queso de cabra! Yo suelo usar galletas tipo María, pero si quieres algo diferente, ¡adelante! Tritúralas hasta obtener unas migas finas y luego mézclalas con mantequilla derretida.

Mi truco personal es hornear la base antes de añadir el relleno para conseguir una base crujiente y resistente.

Elaboración del relleno

¡Vamos a por el relleno de nuestra deliciosa tarta de queso de cabra! Empezaremos batiendo el queso de cabra hasta que quede cremoso y suave. Si eres como yo y te encanta el queso de cabra, ¡verás que esto es un placer!

A continuación, añadiremos el resto de ingredientes y seguiremos batiendo hasta obtener una mezcla homogénea. Es importante batir el queso de cabra durante el tiempo suficiente para conseguir una textura cremosa y suave.

Si la mezcla está demasiado espesa, no dudes en añadir un poco de leche para aligerarla.

Personalmente, me gusta añadir un toque de ralladura de limón a la mezcla para darle un sabor fresco y cítrico. ¡Pruébalo y me cuentas qué te parece!

Horneado y enfriado

Una vez que hayas preparado tu riquísima tarta de queso de cabra, es hora de hornearla y dejarla enfriar para conseguir una textura perfecta y evitar que se agriete. Yo siempre espero con ansias este momento.

Precalienta el horno a 180°C (arriba y abajo) y hornea la tarta durante 35-40 minutos, o hasta que el centro esté casi cuajado. Recuerda que el horno de cada casa es un mundo, así que vigila tu tarta para que no se queme.

Retira la tarta del horno y déjala enfriar a temperatura ambiente durante 1 hora. Después, refrigera durante al menos 2 horas antes de servir. Si tienes prisa, puedes acelerar el proceso de enfriamiento colocando la tarta en el congelador durante 30 minutos.

Tarta de queso de cabra

Decoración y presentación

¡La decoración y presentación de la tarta de queso de cabra es clave para conquistar a tus invitados! No solo se trata de que esté rica, sino también de que luzca espectacular. Hay un montón de opciones de toppings y salsas que puedes usar para darle un toque único y delicioso a tu tarta.

  • Frutos rojos: ¡Por favor, no te prives de usar fresas, arándanos y frambuesas! Me encanta mezclarlos y espolvorear un poco de azúcar glas sobre ellos para realzar su sabor y textura. Además, le dan un toque de color fantástico a la tarta.
  • Mermelada de frutos rojos: Otra opción que te recomiendo es extender una fina capa de mermelada de frutos rojos sobre la superficie de la tarta antes de añadir los frutos enteros. ¡Esto le dará un sabor dulce y afrutado a cada bocado!
  • Hojas de menta: No te olvides de las hojas de menta fresca para decorar la tarta y aportar un toque de color y frescura. Además, combinan genial con el sabor del queso de cabra.
  • Caramelo: Si te gusta el contraste de sabores, derrite un poco de caramelo y viértelo en forma de hilos sobre la tarta. También puedes añadir trocitos de nueces o avellanas para darle un toque crujiente. ¡Es una combinación irresistible!

Receta

Tarta de queso de cabra

Tiempo de preparación: 60 minutos

Descubre cómo preparar una deliciosa tarta de queso de cabra con una base crujiente y un relleno suave y cremoso.

Ingredientes

  • 200 g de galletas tipo María
  • 100 g de mantequilla derretida
  • 400 g de queso de cabra cremoso
  • 250 ml de nata para montar (35% MG)
  • 3 huevos
  • 100 g de azúcar
  • 1 cucharadita de ralladura de limón

Instrucciones paso a paso

  • Precalienta el horno a 180°C (arriba y abajo) y prepara un molde desmontable de 22 cm de diámetro.
  • Tritura las galletas en un procesador de alimentos o en una bolsa con un rodillo hasta obtener migas finas.
  • Mezcla las migas de galleta con la mantequilla derretida hasta que estén bien integradas.
  • Coloca la mezcla de galleta en el molde y presiona firmemente para formar una base sólida. Hornea durante 10 minutos y deja enfriar.
  • Mientras tanto, bate el queso de cabra con el azúcar hasta que quede suave y cremoso.
  • Agrega la nata montada, los huevos y la ralladura de limón al queso de cabra y bate suavemente hasta que estén bien combinados.
  • Vierte la mezcla de relleno sobre la base de galleta y hornea durante 35-40 minutos, o hasta que el centro esté casi cuajado.
  • Retira la tarta del horno y deja enfriar a temperatura ambiente durante 1 hora. Después, refrigera durante al menos 2 horas antes de servir.