tartadequesosinhorno.com

Recetas paso a paso

Tarta de queso: receta con leche

Esta receta de tarta de queso con leche es sencilla y deliciosa. Con una base de galletas crujiente y un relleno cremoso y suave, esta tarta de queso hecha en casa es una delicia para los sentidos.

Por qué te enamorarás de esta tarta de queso

  • Irresistiblemente cremosa - Su textura suave te hará desear un segundo (¡o tercer!) trozo.
  • Ideal para compartir - Ya sea una celebración o una cena casual, esta tarta será el centro de todas las miradas.
  • Explosión de sabores - Cada bocado es una experiencia única que te llevará al cielo de los postres.

Ingredientes necesarios

Vamos a ver los ingredientes principales que componen esta deliciosa tarta de queso con leche:

  • Queso crema – Necesitarás unos 500 gramos de queso crema para el relleno. Yo prefiero usar queso crema de buena calidad, ¡pero tú decides!
  • Leche entera – Para lograr una textura suave y cremosa, utiliza leche entera. Si no tienes a mano, puedes usar leche semidesnatada, ¡pero no te recomiendo usar leche desnatada!
  • Galletas – Necesitarás unas 200 gramos de galletas para hacer la base. Puedes usar galletas tipo María, digestive o incluso galletas de chocolate, ¡tú eliges!
Tarta de queso: receta con leche

¡Preparación de la base de galleta crujiente y deliciosa!

Si eres fan de las bases de galleta, ¡esta te encantará! Es muy fácil de preparar y le dará a tu tarta de queso ese toque crujiente que tanto nos gusta. Personalmente, me encanta usar galletas tipo María, pero puedes utilizar tus preferidas.

  1. Comienza triturando las galletas hasta obtener un polvo fino. Puedes utilizar un procesador de alimentos, o simplemente colocar las galletas en una bolsa y aplastarlas con un rodillo.
  2. Una vez que tengas el polvo de galletas, mezclalo con la mantequilla derretida. ¡Esto es importante! La mantequilla le dará a la base su consistencia y hará que se compacte bien en el molde.
  3. Presiona la mezcla de galletas y mantequilla en el fondo del molde y lleva al refrigerador durante 30 minutos para que se compacte y endurezca.

Y listo, ya tienes una base de galleta perfecta para tu tarta de queso. Si quieres darle un toque extra de sabor, puedes añadir un poco de canela o ralladura de limón a la mezcla de galletas.

Elaboración del riquísimo relleno de queso y leche

¡El relleno de queso y leche es la estrella de esta receta! Es suave, cremoso y delicioso. Para hacerlo, necesitarás los siguientes ingredientes: queso crema, leche entera, azúcar, huevos y extracto de vainilla.

A continuación, te explico cómo prepararlo paso a paso.

  • Queso crema: Es importante que uses queso crema de buena calidad para obtener un relleno cremoso y suave. Si no tienes queso crema, puedes sustituirlo por queso mascarpone o queso de untar.
  • Leche entera: La leche entera le da al relleno una textura cremosa y suave. Si no tienes leche entera, puedes usar leche semi o incluso leche evaporada.
  • Azúcar: El azúcar le da dulzor al relleno. Puedes usar azúcar blanca o morena, según tu preferencia.
  • Huevos: Los huevos le dan estructura al relleno y lo hacen más cremoso. Asegúrate de usar huevos a temperatura ambiente para que se mezclen mejor con los demás ingredientes.
  • Extracto de vainilla: El extracto de vainilla le da un sabor delicioso al relleno. Si no tienes extracto de vainilla, puedes usar una vaina de vainilla o incluso canela en polvo.

Para preparar el relleno, bate el queso crema con el azúcar hasta que estén bien mezclados. Luego, añade la leche entera y el extracto de vainilla y bate de nuevo.

Por último, añade los huevos uno a uno, batiendo después de cada uno para que se incorporen bien. Una vez que tengas una mezcla suave y homogénea, estará lista para verter sobre la base de galleta.

Horneado y enfriado de la tarta de queso

¡Ahora llega mi parte favorita! Hornear la tarta de queso y ver cómo se transforma en una delicia cremosa y dorada. Vamos a ver los detalles sobre tiempos y temperaturas de horneado, y también te daré algunos consejos para que tu tarta quede perfecta.

Precalienta el horno a 180°C y hornea la tarta durante 40-45 minutos, o hasta que el centro esté casi firme. Yo siempre recomiendo usar un termómetro de horno para estar segura de que la temperatura es la correcta. Además, no abras el horno durante los primeros 30 minutos de horneado, ¡esto puede hacer que la tarta se agriete!

Tarta de queso: receta con leche

Una vez que la tarta esté lista, retira del horno y deja enfriar a temperatura ambiente durante 1 hora. Después, refrigera durante al menos 2 horas antes de desmoldar y servir. Verás que la espera merece la pena, ¡te encantará el resultado!

Si quieres darle un toque especial a tu tarta de queso, puedes espolvorear un poco de canela o azúcar glas sobre la superficie antes de servirla. También queda deliciosa con un poco de mermelada de frambuesa o fruta fresca encima.

Receta

Tarta de queso con leche

Tiempo de preparación: 1 hora y 30 minutos (incluyendo enfriamiento)

Una tarta de queso con leche cremosa y deliciosa que conquistará a todos tus invitados.

Ingredientes

  • 200 g de galletas tipo María
  • 100 g de mantequilla sin sal
  • 500 g de queso crema
  • 150 g de azúcar
  • 200 ml de leche entera
  • 3 huevos
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

Instrucciones paso a paso

  • Precalienta el horno a 180°C y forra el fondo de un molde desmontable de 23 cm con papel de hornear.
  • Tritura las galletas en un procesador de alimentos o en una bolsa con un rodillo hasta obtener un polvo fino. Derrite la mantequilla y mezcla con las galletas trituradas.
  • Presiona la mezcla de galletas y mantequilla en el fondo del molde y lleva al refrigerador durante 30 minutos para que se compacte.
  • En un bol grande, bate el queso crema con el azúcar hasta que estén bien combinados. Añade la leche, los huevos y el extracto de vainilla, y bate hasta obtener una mezcla suave y homogénea.
  • Vierte el relleno sobre la base de galletas y alisa la superficie con una espátula. Hornea durante 40-45 minutos, o hasta que el centro esté casi firme.
  • Retira del horno y deja enfriar a temperatura ambiente durante 1 hora. Después, refrigera durante al menos 2 horas antes de desmoldar y servir.