tartadequesosinhorno.com

Recetas paso a paso

Tarta de queso sin nata

Una versión ligera y exquisita del postre que todos adoran, la tarta de queso sin nata conquistará tu paladar sin remordimientos. Descubre cómo prepararla de manera sencilla, con ingredientes que ya forman parte de tu despensa.

Si la tarta de queso te enamora, no puedes dejar de probar la versión con leche condensada o dejarte seducir por la tarta de queso adornada con frutos rojos. Y para aquellos que buscan un sabor más intenso, el bizcocho de yogur bañado en chocolate es un acierto garantizado.

Este postre es el invitado estrella para cualquier celebración, desde un cumpleaños hasta una comida en familia, o simplemente para darte un gusto cualquier día de la semana. Y lo mejor de todo, su preparación es tan fácil y rápida que te sentirás como un chef profesional al servirlo.

Por qué te encantará esta receta

  • ¡Libertad de sabores! - Experimenta con distintos tipos de queso y encuentra tu combinación perfecta.
  • Textura soñada - Sin nata, esta tarta promete una textura más ligera y esponjosa que te sorprenderá.
  • Adiós, culpa - Disfruta de un postre indulgente sin preocuparte por las calorías de más.

Ingredientes necesarios

Para preparar esta deliciosa tarta de queso sin nata, necesitarás reunir los siguientes ingredientes:

  • Queso crema - Yo te recomiendo usar queso crema de buena calidad para conseguir una textura cremosa y suave. ¡Notarás la diferencia!
  • Yogur natural - El yogur natural es el secreto de esta receta para sustituir la nata y conseguir una tarta más ligera y saludable. ¡Además, le da un toque de sabor estupendo!
  • Huevos - Los huevos son imprescindibles en esta receta, ya que ayudan a espesar la mezcla y a darle consistencia. Además, contribuyen a que la tarta quede más esponjosa.
  • Azúcar - Puedes usar azúcar blanquilla o moreno para endulzar la tarta según tu preferencia. Si te gusta un toque más caramelizado, el azúcar moreno es una buena opción.
  • Galletas - Las galletas trituradas forman la base de nuestra tarta. Puedes usar galletas tipo María, digestive o similares. Mi consejo es que las tritures bien para conseguir una base compacta y uniforme.
  • Mantequilla - Derrite la mantequilla y mézclala con las galletas trituradas para formar la base de la tarta. Esto le dará un punto crujiente y delicioso.
Tarta de queso sin nata

¡Pasos previos a la preparación de tu tarta de queso sin nata!

¡Antes de sumergirte en la elaboración de esta deliciosa tarta de queso sin nata, hay algunos pasos esenciales que debes seguir para garantizar el éxito de tu receta!

Sigue leyendo y descubre mis consejos para elegir los ingredientes de calidad y preparar el molde y el horno antes de comenzar.

Consejos para la elección de ingredientes de calidad

  • Utiliza queso crema de buena calidad para obtener una textura cremosa y suave.
  • Opta por yogur natural sin azúcares añadidos para mantener la tarta ligera y saludable.
  • Elige huevos frescos para garantizar una mejor consistencia en el relleno.

Preparación del molde y precalentamiento del horno

  • Engrasa ligeramente el molde para que la tarta sea más fácil de desmoldar.
  • Precalienta el horno a 180°C (350°F) para asegurarte de que esté listo cuando necesites hornear la tarta.

¡Prepara la base de galleta perfecta para tu tarta de queso sin nata!

¡Comencemos con la parte más divertida y crujiente de nuestra tarta de queso sin nata! La base de galleta es la base (¡literalmente!) de una tarta de queso deliciosa. Te contaré un secreto: yo siempre disfruto de esta parte del proceso porque me recuerda a cuando era niña y trituraba las galletas para hacer el postre favorito de mi abuela.

Para preparar la base de galleta, sigue estos pasos:

  1. Tritura las galletas: Puedes utilizar un procesador de alimentos, una bolsa de plástico y un rodillo, o incluso un mortero y un majador. Lo importante es que queden bien trituradas, con un aspecto similar a la arena.
  2. Mezcla las galletas trituradas con la mantequilla derretida: Esto ayudará a que las galletas se peguen unas a otras y formen una base sólida. Asegúrate de mezclar bien para que todos los trocitos de galleta estén cubiertos con mantequilla.
  3. Forma la base en el molde: Vierte la mezcla de galletas y mantequilla en el molde previamente engrasado. Presiona firmemente con los dedos o con el fondo de un vaso para que la base quede compacta y uniforme.
  4. Hornea la base de galleta: Hornea durante 10 minutos a 180°C. Esto ayudará a que la base se endurezca y se vuelva crujiente. ¡No te preocupes si se dora un poco! Eso le dará un sabor aún más delicioso.

Después de hornear la base, déjala enfriar antes de añadir el relleno. ¡Ya casi tenemos lista nuestra deliciosa tarta de queso sin nata!

Tarta de queso sin nata

¡Prepara el delicioso relleno de queso y yogur!

Este paso es crucial para lograr una tarta de queso sin nata cremosa y deliciosa. Te contaré mis secretos para conseguirlo.

  1. Mezcla los ingredientes del relleno: En un bol grande, combina el queso crema, el yogur natural, los huevos y el azúcar hasta obtener una crema homogénea y suave. Recuerda que yo siempre utilizo queso crema de buena calidad para conseguir una textura perfecta.
  2. Vertido sobre la base de galleta y alisado de la superficie: Vierte la mezcla de queso y yogur sobre la base de galleta previamente horneada y alisa la superficie con una espátula. Si quieres darle un toque extra de sabor, puedes espolvorear un poco de canela o ralladura de limón sobre el relleno antes de hornear la tarta.

Horneado y enfriado: claves para una tarta de queso perfecta

¡Llegó el momento de hornear tu deliciosa tarta de queso sin nata! Este paso es crucial para lograr una textura cremosa y suave. Te voy a contar todos mis secretos para que tu tarta quede perfecta.

Precalienta el horno a 180°C y hornea la tarta durante 35-40 minutos. Es importante no abrir el horno durante los primeros 30 minutos para evitar que la tarta se agriete. Si ves que la superficie se dora demasiado rápido, puedes cubrirla con papel de aluminio.

¡Cuidado! La tarta puede parecer líquida incluso cuando está lista, así que no te preocupes si la superficie parece un poco temblorosa. Una vez que saques la tarta del horno, déjala enfriar a temperatura ambiente durante 1 hora y luego refrigérala durante al menos 4 horas (o mejor, toda la noche) antes de servirla.

Este proceso de enfriado lento ayuda a que la tarta se asiente y adquiera la textura perfecta. ¡No te impacientes! ¡La espera merecerá la pena!

Receta

Tarta de queso sin nata

Tiempo de preparación: 1 hora y 30 minutos (incluyendo enfriamiento)

Una deliciosa tarta de queso sin nata, más ligera y saludable, perfecta para disfrutar en cualquier ocasión.

Ingredientes

  • 500 g de queso crema
  • 300 g de yogur natural
  • 3 huevos grandes
  • 120 g de azúcar (blanquilla o moreno)
  • 200 g de galletas trituradas (tipo María, digestive o similares)
  • 75 g de mantequilla derretida

Instrucciones paso a paso

  • Precalienta el horno a 180°C (arriba y abajo) y prepara un molde desmontable de 22-24 cm de diámetro. Engrásalo ligeramente o cúbrelo con papel de hornear.
  • Mezcla las galletas trituradas con la mantequilla derretida hasta obtener una consistencia arenosa. Presiona esta mezcla en la base del molde, formando una capa uniforme. Hornea durante 10 minutos y deja enfriar.
  • En un bol grande, bate el queso crema con el azúcar hasta que estén bien integrados. Añade los huevos uno a uno, sin dejar de batir, y luego incorpora el yogur natural.
  • Vierte la mezcla de queso y yogur sobre la base de galleta horneada y alisa la superficie con una espátula.
  • Hornea la tarta durante 40-45 minutos, o hasta que el centro esté casi firme y los bordes estén ligeramente dorados. Apaga el horno y deja la tarta en su interior durante 15-20 minutos más, con la puerta ligeramente abierta.
  • Retira la tarta del horno y déjala enfriar completamente a temperatura ambiente. Después, refrigérala durante al menos 2 horas antes de servir.

Notas:

  • Si la superficie de la tarta se dora demasiado rápido durante el horneado, cubre el molde con papel de aluminio.
  • Puedes decorar la tarta con frutas frescas, mermelada o sirope de caramelo antes de servir.
  • La tarta de queso sin nata se conserva en la nevera hasta 3 días.