tartadequesosinhorno.com

Recetas paso a paso

Tarta de queso sin gelatina

¡Disfruta de una tarta de queso sin gelatina que te dejará sin palabras! Esta receta te sorprenderá por su textura cremosa y su sabor intenso a queso. Además, ¡es muy sencilla de preparar! Sin gelatina, esta tarta mantiene su estructura y su sabor auténtico. ¡No te la pierdas!

Por qué te encantará esta receta

¡Te aseguro que esta tarta de queso sin gelatina se convertirá en tu nueva obsesión! Su textura suave y cremosa, sin necesidad de gelatina, te dejará boquiabierto. Y lo mejor de todo, ¡su sabor intenso a queso hará las delicias de los más exigentes!

Además, prepararla en casa es pan comido, ya que solo necesitas unos ingredientes básicos y accesibles. Personalmente, me encanta prepararla para mis amigos en reuniones, ¡y siempre triunfa!

Ingredientes

Para preparar esta deliciosa tarta de queso sin gelatina, necesitarás reunir los siguientes ingredientes. ¡Te aseguro que merece la pena!

  • Queso crema - Necesitarás 500 gramos. Yo prefiero usar una marca de calidad, ya que noto la diferencia en el sabor final. Pero si tienes una marca favorita, ¡adelante!
  • Nata para montar - 300 ml. ¡Ojo! Asegúrate de que esté bien fría antes de montarla, así conseguirás una textura perfecta.
  • Azúcar - 150 gramos es la cantidad ideal para endulzar nuestra tarta sin que resulte empalagosa. Si prefieres un toque más dulce, puedes aumentar un poco la cantidad.
  • Huevos - Necesitarás 3 huevos. Recuerda sacarlos con antelación para que estén a temperatura ambiente antes de usarlos.
  • Base de galleta - 200 gramos de galletas trituradas y 100 gramos de mantequilla derretida. Puedes usar las galletas que más te gusten, yo suelo usar galletas tipo María, pero también quedan deliciosas con galletas de chocolate o digestive.
Tarta de queso sin gelatina

Preparación de la base

¡Empecemos con la base de nuestra deliciosa tarta de queso sin gelatina! Personalmente, me encanta usar galletas tipo María, pero tú puedes experimentar con tus favoritas. Lo importante es triturarlas bien hasta obtener un polvo uniforme.

Una vez trituradas, mezcla las galletas con mantequilla derretida. Yo recomiendo derretir la mantequilla en el microondas, ¡pero ten cuidado de no quemarla!

A continuación, presiona la mezcla de galletas y mantequilla uniformemente en el molde. Para conseguir una base perfectamente lisa y uniforme, puedes utilizar la base de un vaso o una cuchara.

Por último, refrigera la base durante al menos 30 minutos antes de añadir el relleno. Esto ayudará a que la base se asiente y no se desmorone al cortar la tarta.

Elaboración del relleno

¡El relleno de esta tarta de queso es una verdadera delicia! Te contaré cómo prepararlo paso a paso para que quede perfecto.

  1. En un bol, bate el queso hasta obtener una mezcla homogénea y suave. Recuerda que el queso crema debe estar a temperatura ambiente para facilitar la mezcla.
  2. Agrega el azúcar poco a poco y mezcla bien hasta que esté completamente incorporado. Esto ayudará a que el relleno quede dulce pero no empalagoso.
  3. Incorpora los huevos uno a uno, batiendo cada vez después de añadirlos. Esto ayudará a que el relleno quede esponjoso y ligero.
  4. Por último, añade la nata para montar y mezcla suavemente con una espátula. Recuerda no batir en exceso para evitar que la nata se monte demasiado y el relleno pierda su textura cremosa.
Tarta de queso sin gelatina

Montaje y horneado

¡Llegó el momento de darle forma a nuestra deliciosa tarta de queso sin gelatina! ¡Seguro que estás deseando probarla! Sigue estos sencillos pasos para montarla y hornearla a la perfección.

  1. Vierte el suave y cremoso relleno de queso sobre la base crujiente de galleta, ¡ten cuidado de no derramarlo!
  2. Coloca la tarta en un baño maría y hornea durante 40-45 minutos a 180°C. ¡Este paso es crucial para conseguir una textura esponjosa y sedosa!
  3. Deja que la tarta se enfríe a temperatura ambiente y luego refrigérala durante al menos 4 horas antes de servir. ¡Paciencia, ya falta menos!

A la hora de servir, puedes decorar tu tarta de queso con frutas frescas, nata montada o incluso un poco de mermelada. ¡Tus invitados quedarán encantados!

Receta

Tarta de queso sin gelatina

Tiempo de preparación: 45 minutos + refrigeración

Una tarta de queso sin gelatina perfecta para los amantes de los postres cremosos y caseros.

Ingredientes

  • 200 g de galletas tipo María
  • 100 g de mantequilla sin sal
  • 500 g de queso cremoso tipo Philadelphia
  • 150 g de azúcar
  • 3 huevos
  • 300 ml de nata para montar

Instrucciones paso a paso

  • Precalienta el horno a 180°C (arriba y abajo) y prepara un molde desmontable de 22 cm de diámetro.
  • Tritura las galletas en un procesador de alimentos o en una bolsa con un rodillo hasta obtener un polvo fino.
  • Derrite la mantequilla en el microondas o en un cazo a fuego bajo. Incorpora la mantequilla derretida a las galletas trituradas y mezcla bien.
  • Vierte la mezcla de galletas en el molde y presiona uniformemente con la ayuda de una cuchara o el fondo de un vaso para formar la base.
  • Refrigera la base durante al menos 30 minutos para que se asiente.
  • En un bol grande, bate el queso crema y el queso Philadelphia hasta obtener una mezcla homogénea.
  • Agrega el azúcar y mezcla bien.
  • Incorpora los huevos uno a uno, mezclando después de cada adición.
  • Añade la nata para montar y mezcla suavemente con una espátula, sin batir en exceso.
  • Vierte el relleno sobre la base de galleta y alisa la superficie con una espátula.
  • Hornea la tarta en un baño maría durante 40-45 minutos, o hasta que el centro esté casi firme.
  • Retira la tarta del horno y deja que se enfríe a temperatura ambiente.
  • Refrigera la tarta durante al menos 4 horas o preferiblemente durante toda la noche antes de desmoldar y servir.

Notas:

  • Para hacer un baño maría, coloca el molde con la tarta dentro de una fuente más grande y añade agua caliente hasta la mitad del molde.
  • Si lo prefieres, puedes decorar la tarta con frutas frescas, mermelada o nata montada antes de servir.
  • La tarta de queso sin gelatina se conserva en la nevera hasta 3 días.