tartadequesosinhorno.com

Recetas paso a paso

Tarta de queso al horno: ¡receta MUY esponjosa!

¿Sueñas con una tarta de queso al horno que sea pura esponjosidad? ¡Estás de suerte! Te traemos una receta que es un verdadero paseo por las nubes, con pasos sencillos y un éxito asegurado para deleitar a tus invitados. Y si te tienta la idea de innovar, no dejes de probar la versión con Thermomix, una maravilla de la repostería moderna.

Para los que adoran los sabores de siempre, os presentamos una combinación estelar: el bizcocho de calabaza y yogur, el compañero ideal para tu tarta. Y si lo que buscas es ligereza, te encantará el risotto de verduras, una opción saludable y repleta de sabor.

Recuerda: el secreto está en la dedicación. Sigue los pasos con mimo y prepárate para saborear una tarta de queso al horno que robará corazones.

Por qué te encantará esta receta

  • Una sorpresa en cada bocado - Redescubre el clásico con una textura inigualablemente esponjosa y un sabor que cautiva desde el primer mordisco.
  • Al alcance de tu despensa - Olvídate de listas de compra interminables; esta receta se compone de ingredientes básicos que ya moran en tu cocina.
  • La estrella de cualquier momento - Desde una celebración hasta ese instante de indulgencia personal, esta tarta de queso es tu compañera ideal.

Ingredientes necesarios

Para preparar esta deliciosa tarta de queso al horno, necesitarás los siguientes ingredientes:

  • Galletas - Necesitarás un paquete de galletas tipo María para hacer la base de la tarta. Si no tienes galletas María, puedes usar otras galletas tipo digestive o graham cracker.
  • Mantequilla - Derrite 100 gramos de mantequilla para mezclar con las galletas y crear la base. Yo prefiero derretirla en el microondas, pero puedes hacerlo también en un cazo a fuego lento.
  • Queso crema - Utiliza dos paquetes de queso crema para el relleno de la tarta. Si quieres reducir las calorías, puedes usar queso crema light, pero ten en cuenta que la tarta quedará menos cremosa.
  • Azúcar - Añade 150 gramos de azúcar blanquilla al relleno para darle dulzor. Si quieres reducir el azúcar, puedes usar edulcorantes como la stevia, pero ten en cuenta que la tarta quedará menos dulce.
  • Huevos - Incorpora 3 huevos para darle esponjosidad al relleno. Asegúrate de que los huevos estén a temperatura ambiente antes de usarlos, para que se integren mejor con el queso crema.
  • Levadura química - Añade una cucharadita de levadura química para ayudar a que la tarta suba durante el horneado. Si no tienes levadura química, puedes usar bicarbonato de sodio, pero ten en cuenta que la tarta tendrá un sabor ligeramente diferente.
  • Nata para montar - Utiliza 200 ml de nata para montar para darle cremosidad al relleno. Si quieres reducir las calorías, puedes usar nata para montar light, pero ten en cuenta que la tarta quedará menos cremosa.
Tarta de queso al horno: ¡receta MUY esponjosa!

Pasos previos a la preparación

¡Hola, cocineros! Antes de comenzar con la preparación de nuestra deliciosa tarta de queso al horno, hay algunos pasos previos que debemos seguir. Estos pasos son fundamentales para garantizar que nuestra tarta quede perfecta y sin complicaciones.

Primero, prepara el molde. Yo suelo engrasarlo con un poco de mantequilla y espolvorear harina para evitar que la tarta se pegue. Si lo prefieres, puedes utilizar papel de hornear. Recuerda que el tamaño del molde puede afectar al tiempo de horneado, así que asegúrate de elegir uno adecuado para esta receta.

A continuación, precalienta el horno. Esto es muy importante, ya que la tarta necesita un horno caliente para cocerse correctamente. Precaliéntalo a 180°C (arriba y abajo) mientras preparas los ingredientes.

Por último, asegúrate de tener todos los ingredientes a mano. Nada más frustrante que empezar a preparar una receta y darse cuenta de que falta algo. Y si tienes alguna duda sobre los ingredientes, no dudes en preguntarme. ¡Estoy aquí para ayudarte!

Elaboración de la base de galleta

¡La base de galleta es el primer paso para conseguir una tarta de queso al horno MUY esponjosa! Es muy fácil de preparar y le dará a tu tarta una textura crujiente y deliciosa. Personalmente, me encanta usar galletas tipo María o digestive, pero puedes experimentar con tus favoritas.

Primero, tritura las galletas hasta conseguir una consistencia arenosa. Puedes usar un robot de cocina o simplemente meterlas en una bolsa y triturarlas con un rodillo. ¡Yo siempre opto por la segunda opción, es incluso más divertido!

Una vez que las galletas estén trituradas, mezcla la mantequilla derretida con ellas. La mantequilla le dará a la base de galleta la cohesión perfecta para que no se desmorone al cortar la tarta.

A continuación, presiona la mezcla en el fondo del molde y resérvala en la nevera mientras preparas el relleno. ¡Ya casi tienes lista la base de tu tarta de queso al horno esponjosa!

Tarta de queso al horno: ¡receta MUY esponjosa!

¡Vamos a preparar el relleno esponjoso de nuestra tarta de queso al horno! Esta parte es mi favorita porque es donde empieza a tomar forma nuestra deliciosa tarta.

Personalmente, me encanta usar queso crema de buena calidad para el relleno, pero si quieres reducir las calorías, puedes usar queso crema light. También puedes añadir un poco de extracto de vainilla o ralladura de limón para darle un toque especial.

En un bol grande, bate los ingredientes del relleno hasta obtener una mezcla esponjosa y suave. ¡Ojo! Asegúrate de que los huevos estén a temperatura ambiente antes de batirlos, así se integrarán mejor con el queso crema. Si quieres saber por qué es importante, aquí tienes un artículo interesante.

Una vez que tengas la mezcla lista, vierte sobre la base de galleta y alísala suavemente para que quede uniforme. ¡Y ya está! Ahora solo queda hornearla y dejarla enfriar antes de disfrutar de una tarta de queso al horno esponjosa y deliciosa.

Horneado y enfriado

¡Llegó el momento de darle vida a nuestra tarta de queso esponjosa! Precalienta el horno a 180°C (arriba y abajo) y mientras tanto, prepara tu molde. Yo siempre engraso el molde con un poco de mantequilla y espolvoreo harina para evitar que la tarta se pegue. Si lo prefieres, puedes utilizar papel de hornear.

Una vez que el horno esté listo, vierte la mezcla esponjosa sobre la base de galleta y alísala suavemente para que quede uniforme. Hornea la tarta durante 35-40 minutos o hasta que la superficie esté ligeramente dorada y al insertar un palillo en el centro, éste salga limpio.

Ahora viene la parte más difícil: ¡esperar a que se enfríe! Resiste la tentación de probarla inmediatamente y déjala enfriar a temperatura ambiente durante al menos 1 hora. Después, refrigérala durante al menos 4 horas o, mejor aún, durante toda la noche. Esto ayudará a que la tarta se asiente y tenga una textura esponjosa y cremosa.

Recuerda, ¡la paciencia es clave para conseguir una tarta de queso al horno perfecta!

Receta

Tarta de queso al horno: ¡receta MUY esponjosa!

Tiempo de preparación: 20 minutos
Tiempo de horneado: 40-45 minutos
Tiempo total: 1 hora y 5 minutos

Ingredientes

  • 200 g de galletas María
  • 100 g de mantequilla
  • 500 g de queso crema
  • 150 g de azúcar blanquilla
  • 3 huevos
  • 1 cucharadita de levadura química
  • 200 ml de nata para montar

Instrucciones paso a paso

  • Precalienta el horno a 180°C (arriba y abajo) y prepara un molde desmontable de 22 cm de diámetro, cubriendo el fondo con papel de horno.
  • Tritura las galletas en un procesador de alimentos hasta obtener un polvo fino. Derrite la mantequilla y mezcla con las galletas trituradas hasta obtener una mezcla homogénea.
  • Vierte la mezcla de galletas en el molde y presiona firmemente para formar la base. Reserva en la nevera mientras preparas el relleno.
  • En un bol grande, bate el queso crema con el azúcar hasta obtener una mezcla cremosa. Incorpora los huevos uno a uno, batiendo bien después de cada adición.
  • Agrega la levadura química y mezcla suavemente. Por último, añade la nata para montar y bate hasta obtener una mezcla esponjosa.
  • Vierte el relleno sobre la base de galletas y alisa la superficie con una espátula. Hornea durante 40-45 minutos, o hasta que la tarta esté ligeramente dorada y firme al tacto.
  • Retira la tarta del horno y deja que se enfríe completamente antes de desmoldar. Puedes refrigerarla durante al menos 2 horas para que se asiente mejor.

Notas:

  • Para evitar que la tarta se agriete, no abras el horno durante el primer tiempo de horneado (aproximadamente 30 minutos).
  • Si deseas decorar la tarta, puedes añadir frutas frescas, mermelada o nata montada antes de servir.
  • La tarta de queso al horno se conserva bien en la nevera durante 3-4 días en un recipiente hermético.