tartadequesosinhorno.com

Recetas paso a paso

Tarta de queso con leche condensada y limón ¡sin horno!

Esta tarta de queso con leche condensada y limón es una delicia cremosa y tangy. ¡No necesitas horno para prepararla, lo que la hace perfecta para los días de verano o cuando no tengas tiempo para encender el horno! Una receta sencilla y rápida que te dejará con un postre delicioso y perfecto para sorprender a tus invitados.

¿Por qué te encantará esta receta?

  • Una combinación irresistible - ¡La mezcla del dulce de la leche condensada y el ácido del limón crea un sabor único y delicioso!
  • Rápida y fácil de preparar - ¡Puedes tener esta tarta lista en menos de 30 minutos!
  • Ideal para el verano - ¡Disfruta de un postre fresquito y ligero sin necesidad de encender el horno!

Ingredientes necesarios

  • Queso crema – Utiliza queso crema de buena calidad para obtener una textura cremosa y suave. Yo prefiero usar la marca Philadelphia, ¡pero puedes elegir tu favorita!
  • Leche condensada – Este ingrediente es clave para endulzar nuestra tarta sin necesidad de añadir azúcar. Además, le aporta una textura densa y deliciosa.
  • Limones – Necesitarás zumo y ralladura de limón para darle ese toque ácido y refrescante a nuestra tarta. ¡No te olvides de exprimirlos bien!
  • Galletas – Puedes usar galletas María o similares para preparar la base de nuestra tarta. Si quieres darle un toque diferente, ¡prueba con galletas de chocolate o digestive!
  • Mantequilla – La mantequilla derretida ayuda a unir las galletas trituradas y crear una base crujiente y deliciosa. Yo suelo usar mantequilla sin sal, pero si prefieres un sabor más intenso, ¡no dudes en usar mantequilla con sal!
Tarta de queso con leche condensada y limón ¡sin horno!

Preparación de la base de galleta

¡La base de galleta es un componente fundamental de nuestra tarta de queso con leche condensada y limón sin horno! Sin ella, la textura y el sabor no serían los mismos.

Para prepararla, tritura las galletas hasta conseguir un polvo grueso y mézclalo con la mantequilla derretida. Yo suelo usar mantequilla sin sal, pero si prefieres un sabor más intenso, ¡no dudes en usar mantequilla con sal!

A continuación, presiona la mezcla en el molde y refrigérala durante al menos 30 minutos. De esta forma, conseguirás una base firme y crujiente.

¿Sabías que también puedes experimentar con diferentes tipos de galletas? Prueba con galletas de chocolate, galletas digestive o incluso galletas de avena para darle un toque original a tu tarta.

Elaboración del relleno de queso y limón

¡Vamos a preparar el delicioso relleno de queso y limón para nuestra tarta sin horno! Empezamos batiendo el queso crema hasta que quede cremoso y suave. Yo suelo usar un batidor eléctrico para asegurarme de que queda perfecto.

A continuación, añadimos la leche condensada, el zumo y la ralladura de limón. Me encanta el toque cítrico que le da el limón a esta tarta, ¡es una combinación perfecta con el queso crema!

Una vez que tenemos todos los ingredientes mezclados, vertemos el relleno sobre la base de galleta y lo alisamos con cuidado. Si quieres darle un toque extra, puedes espolvorear un poco de ralladura de limón por encima antes de refrigerar la tarta.

Tarta de queso con leche condensada y limón ¡sin horno!

Refrigeración y decoración

¡Ahora llega el momento de dejar que nuestra deliciosa tarta de queso con leche condensada y limón sin horno se asiente y adquiera la textura perfecta!

Una vez que hayas vertido el relleno sobre la base de galleta y alisado la superficie con una espátula, cubre el molde con film transparente. A continuación, refrigera la tarta durante al menos 4 horas o, si tienes paciencia, toda la noche.

Yo siempre la dejo reposar toda la noche, así me aseguro de que esté perfectamente cuajada y lista para disfrutar al día siguiente.

Cuando llegue el momento de decorar tu tarta, ¡deja volar tu creatividad! Puedes usar frutas frescas, como rodajas de limón o fresas, para darle un toque de color y sabor.

También puedes derretir caramelo y dejarlo caer en hilos sobre la superficie de la tarta, creando un bonito contraste. Otra opción es montar nata y extenderla sobre la tarta con una manga pastelera, ¡como hago yo! De esta forma, además de lucir espectacular, quedará aún más deliciosa.

Receta

Tarta de queso con leche condensada y limón sin horno

Tiempo de preparación: 20 minutos + 4 horas de refrigeración

Una tarta de queso sin horno, refrescante y deliciosa, perfecta para los días de calor o cuando no quieres encender el horno.

Ingredientes

  • 200 g de galletas (tipo María o similares)
  • 100 g de mantequilla sin sal
  • 500 g de queso crema
  • 400 g de leche condensada
  • El zumo y la ralladura de 2 limones

Instrucciones paso a paso

  • Comienza triturando las galletas hasta obtener un polvo fino. Derrite la mantequilla y mézclala con las galletas trituradas.
  • Presiona la mezcla de galletas y mantequilla en el fondo de un molde desmontable de 22 cm de diámetro y refrigera durante 30 minutos para que se compacte.
  • En un bol, bate el queso crema hasta que quede cremoso. Añade la leche condensada, el zumo y la ralladura de limón, y mezcla bien hasta obtener una textura suave.
  • Vierte el relleno de queso y limón sobre la base de galletas y alisa la superficie con una espátula.
  • Refrigera la tarta durante al menos 4 horas o hasta que esté completamente cuajada.

Notas:

  • Puedes decorar la tarta con rodajas de limón, frutas frescas, nata montada o caramelo líquido antes de servir.
  • Si prefieres una base de galleta más crujiente, puedes añadir 2 cucharadas de azúcar a la mezcla de galletas y mantequilla.
  • Guarda la tarta en el frigorífico hasta el momento de servir y consúmela en un plazo de 3 días.