tartadequesosinhorno.com

Recetas paso a paso

Tarta de queso fit

La Tarta de Queso Fit es deliciosa, cremosa y ligera como una pluma. Con un sabor exquisito y una textura sutilmente dulce, esta tarta es perfecta para aquellos que buscan opciones más sanas sin renunciar al sabor. ¡Prepararla es sencillo y rápido!

Ingredientes necesarios

¡Vamos a ver los ingredientes principales que necesitas para preparar esta deliciosa tarta de queso fit! Incluimos queso fresco, un edulcorante saludable y frutos secos.

  • Queso fresco – Puedes usar queso fresco casero o comprarlo en la tienda. Yo prefiero hacerlo en casa porque es más sano y sabroso.
  • Edulcorante – Utiliza un edulcorante natural como la stevia o la eritritol. ¡Ojo! Si usas stevia, ten en cuenta que es mucho más dulce que el azúcar, así que ajusta la cantidad según tu gusto.
  • Frutos secos – Para la base de la tarta, puedes usar una mezcla de frutos secos como almendras, avellanas o nueces. Yo suelo hacer mi propia mezcla en casa, ¡pero también puedes comprar una mezcla ya preparada!
Tarta de queso fit

Pasos previos a la preparación

¡Empecemos con nuestra tarta de queso fit! Antes de ponernos manos a la obra, es fundamental elegir ingredientes de calidad y preparar el molde y el horno adecuadamente. Recuerdo mi primera tarta de queso fit: utilicé ingredientes mediocres y el resultado no fue el mejor.

¡Aprendí la lección y ahora siempre elijo los mejores ingredientes!

  • Consejos para la elección de ingredientes de calidad: Busca queso fresco de buena calidad, ya sea casero o de una marca confiable. Si utilizas edulcorante, opta por opciones naturales como la stevia o la eritritol. En cuanto a los frutos secos, elige aquellos que estén frescos y crujientes.

  • Preparación del molde y precalentamiento del horno: Engrasa ligeramente el molde con aceite o mantequilla y espolvorea un poco de harina para evitar que la tarta se pegue. Precalienta el horno a 180°C para asegurarte de que esté listo cuando necesites hornear la tarta.

Elaboración de la base de frutos secos: el secreto de una tarta de queso fit perfecta

La base de frutos secos es el primer paso para conseguir una tarta de queso fit deliciosa y saludable. Yo siempre uso una combinación de almendras y avellanas, pero puedes experimentar con otros frutos secos como nueces o anacardos.

Lo primero que debes hacer es triturar los frutos secos hasta obtener una textura arenosa. ¡Ojo! No los tritures demasiado o se convertirán en mantequilla de frutos secos.

A continuación, añade el edulcorante y mezcla bien. Yo prefiero usar stevia o eritritol, pero si lo prefieres puedes usar azúcar moreno o incluso miel.

Una vez que tengas la mezcla lista, ve al molde y presiona la mezcla uniformemente en la base. Esto creará una capa sólida y crujiente que complementará perfectamente la textura cremosa del relleno.

Recuerdo la primera vez que hice una tarta de queso fit, la base se me desmoronó y la tarta se veía un desastre. Pero no te preocupes, con un poco de práctica y siguiendo estos pasos, conseguirás una base perfecta.

Tarta de queso fit

Preparación del relleno de queso

¡Vamos a darle vida al relleno de nuestra deliciosa tarta de queso fit! Es muy fácil de hacer y solo tardarás unos minutos en prepararlo.

Coge los ingredientes del relleno y mézclalos en un bol grande hasta obtener una crema homogénea. Yo prefiero usar un batidor de mano, pero puedes usar una batidora eléctrica si lo prefieres.

Una vez que tengas la crema lista, vierte sobre la base de frutos secos y alísala con una espátula para que quede bien distribuida.

¡Pro tip! Si quieres darle un toque extra de sabor, puedes añadir una cucharadita de extracto de vainilla o ralladura de limón a la mezcla.

Horneado y enfriado

¡Es hora de darle vida a tu tarta de queso fit! Sigue estos pasos para hornearla a la perfección y enfriarla correctamente.

  • Horneado: Precalienta el horno a 180°C y hornea la tarta durante 25-30 minutos, o hasta que esté ligeramente dorada y firme al tacto. Recuerda no abrir el horno durante los primeros 20 minutos para evitar que la tarta se baje.

  • Enfriado: Una vez horneada, saca la tarta del horno y déjala enfriar a temperatura ambiente durante 15-20 minutos. Después, refrigérala durante al menos 2 horas antes de servir. Esto ayudará a que la tarta se asiente y evitará que se agriete.

    ¡Pro tip! Si aún así tu tarta se agrieta un poco, no te preocupes. Simplemente cúbrela con un poco de mermelada o nata montada antes de servir. ¡Nadie se dará cuenta!

Receta

Tarta de queso fit

Tiempo de preparación: 30 minutos
Tiempo de horneado: 40 minutos
Tiempo total: 1 hora 10 minutos

Una deliciosa tarta de queso fit, perfecta para disfrutar de un postre saludable y ligero.

Ingredientes

  • 200 g de frutos secos (almendras, avellanas o nueces)
  • 3 cucharadas de edulcorante natural (stevia o eritritol)
  • 500 g de queso fresco casero o comprado
  • 2 huevos grandes
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • Zumo de 1/2 limón
  • Ralladura de 1/2 limón

Instrucciones paso a paso

  • Precalienta el horno a 180°C y prepara un molde desmontable de 20 cm forrándolo con papel vegetal.
  • Tritura los frutos secos en un procesador de alimentos hasta obtener un polvo grueso. Añade 1 cucharada de edulcorante y mezcla bien.
  • Vierte la mezcla de frutos secos en el molde y presiona uniformemente para formar la base. Reserva en la nevera.
  • En un bol grande, mezcla el queso fresco con el resto del edulcorante, los huevos, el extracto de vainilla, el zumo de limón y la ralladura de limón hasta obtener una crema homogénea.
  • Vierte la mezcla sobre la base de frutos secos y alisa la superficie con una espátula.
  • Hornea durante 40 minutos o hasta que la tarta esté ligeramente dorada y firme al tacto. Deja enfriar a temperatura ambiente antes de refrigerar durante al menos 2 horas.

Notas:

  • Si utilizas stevia, ten en cuenta que es más dulce que el azúcar, así que ajusta la cantidad según tu gusto.
  • Puedes decorar la tarta con frutas frescas, mermelada sin azúcar o un chorrito de nata montada light.
  • Guárdala en un recipiente hermético en el frigorífico hasta 4 días.