tartadequesosinhorno.com

Recetas paso a paso

Tarta de queso gorgonzola

Una vuelta de tuerca al clásico, la tarta de queso se viste de gala con el toque intenso del gorgonzola. ¿Listo para un bocado sublime?

Descubre cómo esta variante de tarta de queso gorgonzola se convierte en la estrella de tu mesa, con una preparación sencilla y un resultado que te dejará sin palabras.

Y para completar tu festín, ¿qué tal una berenjena rellena vegetariana, un arroz al horno tradicional o un refrescante ajoblanco con Thermomix?

Sigue nuestra guía paso a paso y enamórate de la textura cremosa y el sabor inconfundible de una tarta de queso que no dejará a nadie indiferente.

Ingredientes necesarios

¡Vamos a preparar una deliciosa tarta de queso gorgonzola! Para ello, necesitarás reunir los siguientes ingredientes principales:

  • Queso gorgonzola - ¡El auténtico protagonista de esta receta! Yo siempre busco un queso con un sabor equilibrado y una textura cremosa, ¡eso hace toda la diferencia!
  • Galletas tipo María - Para la base de galleta crujiente. Personalmente, me encantan las galletas tipo María, pero si lo prefieres, puedes usar otras galletas como digestive o incluso galletas de avena.
  • Mantequilla sin sal - Imprescindible para mezclar con las galletas y crear una base sólida y sabrosa.
  • Queso crema - Combina a la perfección con el gorgonzola y le da una textura suave y deliciosa al relleno.
  • Huevos - Ayudan a espesar el relleno y a que cuaje durante el horneado. ¡No te preocupes, quedará perfecto!
  • Nata líquida para cocinar - Aporta cremosidad al relleno y lo hace aún más delicioso.
  • Ralladura de limón - Un toque de sabor fresco y cítrico que combina a la perfección con el gorgonzola. Yo siempre digo que ¡un poco de limón nunca está de más!
Tarta de queso gorgonzola

Pasos previos a la preparación

¡Empecemos a preparar nuestra deliciosa tarta de queso gorgonzola! Pero antes, hay algunos pasos fundamentales que no debemos olvidar.

  • Elegir un buen queso gorgonzola: yo siempre busco un queso con un sabor equilibrado y una textura cremosa, ¡eso hace toda la diferencia!
  • Preparar el molde: engrasa ligeramente el molde y cúbrelo con papel de hornear para facilitar el desmoldado. Personalmente, me encanta usar moldes desmontables para que la presentación sea perfecta.
  • Precalentar el horno: ajusta la temperatura a 180°C (350°F) para que esté listo cuando necesites hornear la tarta. ¡Recuerda que un horno precalentado es clave para una cocción uniforme!

Elaboración de la base de galleta

¡Comencemos con la base de nuestra deliciosa tarta de queso gorgonzola! Personalmente, me encanta usar galletas tipo María para esta receta, ya que le dan una textura crujiente perfecta. Pero si lo prefieres, puedes usar otras galletas como las digestive o incluso galletas de avena.

Primero, tritura las galletas hasta conseguir un polvo grueso. Puedes usar un procesador de alimentos o simplemente meterlas en una bolsa y aplastarlas con un rodillo. Luego, mezcla el polvo de galletas con la mantequilla sin sal derretida. ¡Asegúrate de que esté bien integrada para obtener una mezcla homogénea!

Una vez que tengas la mezcla lista, presiónala en el fondo de un molde desmontable previamente engrasado. Yo suelo usar el fondo de un vaso para lograr una superficie lisa y uniforme. Después, hornea la base a 180°C durante 10 minutos o hasta que esté ligeramente dorada. ¡Y ya tendrás lista la base de tu tarta de queso gorgonzola!

Preparación del delicioso relleno de queso gorgonzola

¡Es hora de preparar el corazón de nuestra tarta de queso gorgonzola! Este relleno es una delicia cremosa y suave que combina perfectamente con la base de galleta crujiente.

  1. En un bol, mezcla todos los ingredientes del relleno, especialmente el queso gorgonzola, hasta obtener una textura suave y homogénea. ¡Asegúrate de que el queso esté bien integrado para evitar grumos!
  2. Vierte la mezcla sobre la base de galleta previamente horneada y alisa la superficie con una espátula o cuchara. Recuerda que una superficie lisa ayudará a que la tarta tenga una apariencia más atractiva al finalizar.
Tarta de queso gorgonzola

Horneado y enfriado

¡Ya estamos cerca del final! Después de preparar el delicioso relleno y verterlo sobre la base de galleta, es hora de hornear nuestra tarta de queso gorgonzola. Yo siempre digo que el horneado es el momento más emocionante de cualquier receta, ¡ver cómo se transforma la mezcla en algo delicioso es mágico!

Hornea la tarta a 180°C durante 30-35 minutos o hasta que la superficie esté ligeramente dorada y el centro cuaje. Recuerda que todos los hornos son diferentes, así que vigila tu tarta para evitar que se queme. Si ves que la superficie se dora demasiado rápido, puedes cubrirla con papel de aluminio.

Una vez que la tarta esté lista, déjala enfriar a temperatura ambiente durante 30 minutos. Después, refrigéralala durante al menos 2 horas antes de servir. Es importante que la tarta se enfríe completamente para que se compacte y no se agriete al cortarla. Además, el enfriado le dará a la tarta una textura cremosa y suave que te encantará.

Receta

Tarta de queso gorgonzola

Tiempo de preparación: 1 hora y 30 minutos

Una tarta de queso gorgonzola para disfrutar de la combinación perfecta de sabores de los quesos azules.

Ingredientes

  • 200 g de galletas tipo María
  • 100 g de mantequilla sin sal
  • 40 g de queso gorgonzola
  • 400 g de queso crema
  • 2 huevos
  • 130 g de azúcar
  • 150 ml de nata líquida para cocinar
  • 1 cucharada de ralladura de limón

Instrucciones paso a paso

  • Prepara la base de galleta triturando las galletas y mezclándolas con la mantequilla derretida. Presiona la mezcla en un molde desmontable previamente engrasado y hornea a 180°C durante 10 minutos.
  • Mientras tanto, en un bol grande, mezcla el queso gorgonzola y el queso crema hasta obtener una textura suave. Añade los huevos uno a uno, batiendo después de cada adición.
  • Incorpora la nata líquida, el azúcar y la ralladura de limón. Mezcla hasta obtener una mezcla homogénea.
  • Vierte la mezcla sobre la base de galleta horneada y alisa la superficie. Hornea a 180°C durante 30-35 minutos o hasta que la tarta esté ligeramente dorada y cuaje en el centro.
  • Deja enfriar la tarta a temperatura ambiente durante 30 minutos y luego refrigérala durante al menos 2 horas antes de servir.