tartadequesosinhorno.com

Recetas paso a paso

Tarta de queso de la abuela: la mejor receta

Sumérgete en el corazón de la tradición culinaria con la tarta de queso de la abuela, una receta que evoca los sabores puros y genuinos de los dulces de antaño. Su preparación, tan sencilla como gratificante, la convierte en la estrella de cualquier reunión familiar.

¿Anhelas revivir esos momentos dulces de tu niñez? No busques más, aquí tienes la receta de tarta de queso de la abuela, cuyo sabor te hará volver a esos días de alegría y juego.

Y si tu paladar desea aventurarse más allá, te invito a descubrir la cremosidad de la tarta de queso al horno, la frescura de la tarta de queso fría, o la innovación de la tarta de queso en robot Mambo.

Y para los entusiastas de la repostería que siempre buscan más, os presento el bizcocho de yogur, esponjoso y reconfortante, el acompañamiento ideal para endulzar tus tardes.

Por qué te encantará esta receta

  • Una tradición en cada bocado - Esta tarta de queso no es una receta más, es la que ha pasado de generación en generación en tu familia, cargada de historias y secretos culinarios.
  • Facilidad y sencillez - Olvídate de complicaciones, esta receta es tan fácil que te sorprenderás de lo sencillo que puede ser preparar algo tan delicioso. Perfecta para esos días en los que quieres algo casero sin invertir horas en la cocina.
  • Sabor auténtico - El sabor de esta tarta de queso te recordará a esos domingos en casa de la abuela, donde el aroma lo inundaba todo y el tiempo parecía detenerse en cada mordisco.

Ingredientes necesarios

¡Vamos a ver qué ingredientes necesitas para preparar esta deliciosa tarta de queso de la abuela!

  • Queso crema – Es el ingrediente estrella de nuestra tarta. Yo prefiero usar queso crema de buena calidad, pero puedes usar la marca que más te guste.
  • Queso rallado – Puedes usar el queso rallado que prefieras, aunque yo suelo usar queso parmesano o queso cheddar para darle un toque de sabor extra.
  • Huevos – Necesitarás 3 huevos medianos para esta receta. Asegúrate de que estén a temperatura ambiente antes de usarlos.
  • Nata – La nata le da a nuestra tarta una textura suave y cremosa. Puedes usar nata para montar o nata líquida, según tu preferencia.
  • Galletas – Para la base de galleta, puedes usar las galletas que más te gusten. Yo suelo usar galletas María, pero las galletas tipo Digestive también quedan muy bien.
Tarta de queso de la abuela: la mejor receta

¡Preparación de la base de galleta!

Advertencia: una vez que pruebes la base de galleta de la tarta de queso de la abuela, ¡no querrás volver a usar otra! Es tan sencilla de hacer y te transportará directamente a tu infancia con su delicioso sabor.

Para prepararla, solo necesitas triturar las galletas hasta convertirlas en polvo y mezclarlas con la mantequilla derretida. Cuando tengas lista la mezcla, simplemente colócala en el molde y refrigérala para que adquiera consistencia.

Elaboración del relleno de queso: el corazón cremoso de nuestra tarta

¿Estás listo para crear el corazón cremoso y delicioso de nuestra tarta de queso de la abuela? ¡Vamos allá!

Empezaremos mezclando los ingredientes clave: queso crema, queso rallado, huevos y nata. El queso crema le dará a nuestro relleno esa textura suave y sedosa que tanto nos encanta, mientras que el queso rallado añadirá un toque de sabor intenso.

Los huevos, por su parte, son los responsables de la consistencia perfecta de nuestra tarta. Y no te olvides de la nata, que le aporta una cremosidad sin igual.

Una vez tengamos todos los ingredientes listos, bátelos hasta obtener una crema suave y homogénea. Recuerda no batir en exceso para evitar que la tarta se hinche demasiado durante el horneado.

Cuando tengas lista la crema, vierte sobre la base de galleta que preparamos anteriormente y alísala suavemente con una espátula. ¡Ya estamos listos para hornear nuestra tarta de queso de la abuela!

Por cierto, si quieres darle un toque especial a tu tarta, puedes añadir una cucharadita de extracto de vainilla al relleno. ¡Le dará un sabor delicioso!

Tarta de queso de la abuela: la mejor receta

Horneado y enfriado

¡Llegó el momento más emocionante! Hornear tu tarta de queso de la abuela y ver cómo se transforma en una delicia cremosa y dorada.

Precalienta el horno a 180°C con calor arriba y abajo. Mientras tanto, enciérrala en un molde desmontable de 23 cm con papel de hornear, dejando que sobresalga por los lados. Esto te facilitará mucho el desmoldado.

Hornea la tarta durante 40-50 minutos, o hasta que el centro esté casi firme y los bordes estén ligeramente dorados. Recuerda que todos los hornos son diferentes, ¡así que vigila de cerca a tu tarta!

Una vez horneada, retira la tarta del horno y déjala enfriar a temperatura ambiente durante 1 hora. Después, cúbrela con film transparente y refrigérala durante al menos 4 horas, o mejor aún, toda la noche. Esto ayudará a que la tarta se asiente y evitará que se agriete.

¡Y listo! Ahora solo queda desmoldarla, decorarla con un poco de nata montada o mermelada, y disfrutar de una tarta de queso de la abuela espectacular.

Por cierto, si te gusta experimentar, puedes probar a añadir un poco de ralladura de limón o naranja al relleno para darle un toque cítrico. ¡Queda delicioso!

Receta

Tarta de queso de la abuela

Tiempo de preparación: 1 hora y 30 minutos

Una receta tradicional y deliciosa que te transportará a tu infancia.

Ingredientes

  • 200 g de galletas María
  • 100 g de mantequilla sin sal
  • 500 g de queso crema
  • 200 g de queso rallado
  • 3 huevos
  • 200 ml de nata líquida
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 pizca de sal

Instrucciones paso a paso

  • Precalienta el horno a 180ºC. Tritura las galletas y mezcla con la mantequilla derretida hasta obtener una textura arenosa. Presiona esta mezcla en el fondo de un molde desmontable y refrigera durante 30 minutos.
  • En un bol, bate el queso crema hasta que esté suave. Agrega el queso rallado, los huevos, la nata, el extracto de vainilla y la sal. Mezcla hasta obtener una crema homogénea.
  • Vierte la mezcla sobre la base de galletas y alisa la superficie. Hornea durante 40-45 minutos o hasta que la tarta esté ligeramente dorada y apenas temblorosa en el centro.
  • Deja enfriar la tarta a temperatura ambiente durante 1 hora y luego refrigera durante al menos 3 horas antes de servir.