tartadequesosinhorno.com

Recetas paso a paso

Tarta de queso fria

¿Quién puede resistirse a la suave tentación de una tarta de queso fría? Este postre, que se prepara sin encender el horno, es un oasis de frescura en cada bocado. Con su textura cremosa y su sabor inconfundible, es el cierre perfecto para cualquier comida.

Imagina poder personalizar tu tarta con capas de frutas frescas, un espejo de mermelada brillante o un chorrito de sirope tentador. Y si buscas inspiración, no te pierdas la tarta de queso Philadelphia que es pura seda al paladar, o la versión Thermomix, una maravilla de la tecnología culinaria. Para los que cuidan la línea, la tarta de queso fit es una opción ligera y rebosante de sabor.

¿Te atreves a sumergirte en el mundo de las tartas de queso? Sigue con nosotros y descubre cómo elaborar la tarta de queso fría que robará corazones.

¿Por qué te encantará esta receta?

  • Sin horno, sin complicaciones - Olvídate de pasar calor en la cocina; esta tarta se prepara sin encender el horno y es perfecta para refrescar tus días de verano.
  • Al alcance de tu despensa - Los ingredientes son tan comunes que probablemente ya los tengas. ¡Compruébalo y ponte manos a la obra!
  • El efecto "¡Guau!" está asegurado - Con su apariencia sofisticada, esta tarta de queso dejará impresionados a tus invitados, y solo tú sabrás lo fácil que fue prepararla.

Ingredientes necesarios

¡Vamos a hablar sobre los protagonistas de nuestra deliciosa tarta de queso fría! Para empezar, necesitarás queso crema y queso para untar. Personalmente, me encanta usar Philadelphia para el queso crema, pero puedes elegir tu marca favorita. En cuanto al queso para untar, te recomiendo uno suave y cremoso para lograr una textura perfecta.

A continuación, necesitarás nata líquida. Yo prefiero usar nata con un 35% de materia grasa, pero si quieres reducir las calorías, puedes usar una versión light. ¡No olvides que la nata es clave para obtener esa textura suave y esponjosa!

Por supuesto, no podemos olvidarnos de las galletas. Para la base de la tarta, puedes usar las galletas María o las galletas tipo Digestive. Si quieres darle un toque diferente, prueba con galletas de chocolate o galletas de avena. ¡Elige tus favoritas!

Por último, pero no menos importante, necesitarás mermelada. Puedes usar la mermelada de frutas que más te guste, pero mi recomendación es usar mermelada de frambuesa o mermelada de arándanos. Estas mermeladas le dan a la tarta un sabor ácido y fresco que combina perfectamente con el queso.

Tarta de queso fria

Preparación de la base de galleta

¡Vamos a empezar con la base de galleta de nuestra deliciosa tarta de queso fría! La base de galleta le da a la tarta esa textura crujiente que combina perfectamente con el relleno cremoso. Personalmente, me encanta usar galletas tipo María para esta receta, pero puedes usar las que más te gusten.

Lo primero que haremos será triturar las galletas hasta que queden como polvo. Puedes usar un procesador de alimentos o simplemente meterlas en una bolsa y aplastarlas con un rodillo o el fondo de un vaso. Una vez trituradas, mezclamos las galletas con la mantequilla derretida hasta que estén bien integradas.

A continuación, vertemos la mezcla en el molde y la aplastamos con la parte de atrás de una cuchara o con los dedos para formar la base. ¡Cuidado de no comerte toda la mezcla antes de ponerla en el molde! Luego, reservamos la base en el frigorífico mientras preparamos el relleno.

Si quieres darle un toque diferente a tu tarta, puedes añadir un poco de canela o ralladura de limón a la mezcla de galletas. También puedes sustituir la mantequilla derretida por aceite de coco para una opción más saludable.

Elaboración del relleno de queso

¡Vamos a preparar el relleno de queso más cremoso y delicioso para nuestra tarta! Te recomiendo que uses queso crema y queso para untar de buena calidad, ya que esto hará una gran diferencia en el sabor y textura final.

Personalmente, me encanta usar queso Philadelphia para el queso crema, pero puedes usar tu marca favorita. En cuanto a la nata líquida, te sugiero que uses una con un 35% de materia grasa para obtener una textura suave y esponjosa.

Una vez que tengas tus ingredientes preparados, ponlos en un bol y mézclalos hasta obtener una crema homogénea. Si quieres darle un toque extra de sabor, puedes añadir una cucharadita de extracto de vainilla. ¡Verás cómo le da un toque delicioso al relleno!

Después de mezclar bien los ingredientes, vierte la mezcla sobre la base de galleta que preparaste anteriormente. Utiliza una espátula o una cuchara para alisar la superficie y asegurarte de que quede bien distribuida. ¡Ya casi está lista tu tarta de queso fría!

Tarta de queso fria

Decoración y enfriado

¡Ahora llega el momento de darle el toque final a tu tarta de queso fría! Después de extender una capa fina de mermelada sobre el relleno de queso, es hora de dejar que la tarta repose en el frigorífico.

Personalmente, me gusta dejarla enfriar durante toda la noche para que el sabor se asiente y la textura sea perfecta. Si quieres darle un toque extra de sabor y presentación, ¡no dudes en decorarla con frutas frescas o un poco de nata montada!

Las fresas y las moras quedan especialmente bien, pero puedes usar la fruta que más te guste.

Receta

Tarta de queso fría

Tiempo de preparación: 30 minutos + enfriado

Una deliciosa tarta de queso fría para disfrutar en verano o como postre ligero en cualquier época del año.

Ingredientes

  • 200 g de galletas tipo María
  • 100 g de mantequilla
  • 250 g de queso crema
  • 250 g de queso para untar
  • 250 ml de nata líquida
  • 125 g de mermelada de frambuesa
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 cucharada de azúcar glas

Instrucciones paso a paso

  • Tritura las galletas en un procesador de alimentos o en una bolsa con un rodillo hasta obtener un polvo fino. Derrite la mantequilla y mézclala con las galletas trituradas.
  • Vierte la mezcla de galletas en un molde desmontable de 20 cm de diámetro y presiona firmemente para formar la base. Reserva en el frigorífico durante 30 minutos.
  • En un bol, mezcla el queso crema, el queso para untar, la nata líquida y el extracto de vainilla hasta obtener una crema homogénea. Vierte esta mezcla sobre la base de galletas y alisa la superficie.
  • Extiende una capa fina de mermelada de frambuesa sobre el relleno de queso. Espolvorea con azúcar glas antes de servir.
  • Refrigera la tarta durante al menos 4 horas o, mejor aún, durante toda la noche para que se asiente y adquiera la consistencia deseada.

Notas:

  • Puedes utilizar otras mermeladas, como mermelada de fresa o mermelada de arándanos, según tu preferencia.
  • Si lo deseas, puedes decorar la tarta con frutas frescas antes de servir.
  • La tarta de queso fría se conserva en el frigorífico hasta 3 días.